Angop - Agencia Angola Press NewsAngop - Agencia Angola Press News

Ir a la página principal
Luanda

Max:

Min:

Inicio » Noticias » Sociedad

25 de mayo, 2020 - 11:39hs - Actualizado 25 de mayo, 2020 - 11:39hs

Covid-19: Por qué desobedecer las orientaciones?

Luanda - Cuando, el 21 de Marzo, el Gobierno determinó decretar el Estado de Emergencia, pocos imaginaban cuan sufridos vendrían a ser los días de confinamiento y aislamiento social.

Enviar correo

Para compartir esta noticia por correo electrónico, llene la siguiente información y haga clic en Enviar

Correcto

Para informar de errores en los textos de los artículos publicados, complete la siguiente información y haga clic en Enviar

1 / 1

Bie: Moto-taxistas corcula a pesar de las restricciones.

Foto: Leonardo Castro

Cuanza Sur: Vicegobernadora, Emília Tchinawalile (centro) sensibiliza taxistas sobre Covid-19 .

Foto: Joaquim Tomás

(Por Moisés da Silva)
 

La medida, nueva en el contexto político angoleño, se imponía ante un enemigo desconocido, que abaló el mundo, ahuyentó a los humanos y "asaltó" las grandes y pequeñas ciudades.


Con el coronavirus a puerta, era necesario reaccionar, proteger el país de un cuerpo extraño, que vendría a agudizar la ya difícil condición social y económica de los casi 30 millones de angoleños.

En tiempo cierto, el Gobierno respondió, llamó a sí la responsabilidad de frenar la propagación del nuevo virus, aún reciente en el país, con medidas duras respaldadas en la Constitución y en la Ley.

Con un caso positivo confirmado, originario de Europa, Angola accionó un expediente constitucional antiguo, pero que nunca había sido explotado, ni mismo en época de guerra.

El Estado de Emergencia era, para todos, hasta mismo para los políticos, una situación nueva, difícil y extraña, que necesitaba ser puesta en marcha, antes de que el virus se "agigantara".

Con el Decreto Presidencial 128/20, el Gobierno
suspendió varios derechos civiles, políticos y económicos de los ciudadanos, asegurados en la Ley Magna, particularmente el de la libre circulación y de permanencia no autorizada en la vía pública.

El 25 de Marzo entraba para la historia como el día de la "convocación del país" para el inédito Estado de Emergencia, que vendría a vigorar a partir del 27 del mismo mes, por 15 días.

A pesar de los riesgos, el Decreto Presidencial abrió espacio para vuelos humanitarios y especiales (excepcionales), para el transporte de mercancías y pasajeros, viabilizando el rescate, el día 28, de más de 500 angoleños retenidos en Lisboa y en Porto.

Debido a esa medida de aislamiento social, todos estos ciudadanos provenientes del territorio portugués tuvieron que cumplir cuarentena institucional obligatoria en suelo angoleño.

Desde entonces, hasta la tercera prórroga del Estado de Emergencia, entre medidas pesadas y más leves, el clima y/o escenario entre la mayoría de los angoleños fue de mucha resistencia.

Si, por un lado, muchos ciudadanos salieron a la calle para satisfacer necesidades básicas, otros, en gran número abandonaron sus casas apenas por sentir falta de su libertad.

Por causa de esta práctica reprobable de violación del cerco sanitario, los casos positivos en el país comenzaron a disparar, a tal punto que se alcanzó la etapa "naranja" de contaminación local.

Hasta aquí, Luanda es la única provincia con registros positivos, con los barrios Futungo (municipio de Talatona), Hoji-Ya-Henda (Cazenga)  liderando las estadísticas.

La "desobediencia insultante" de la población obligó al Presidente João Lourenço a prorrogar, por tres veces, el periodo de aislamiento social, subdivididos en períodos de 15 días cada uno.

En la práctica, ese estado de excepción constitucional fue fundamental, porque ayudó a contrariar las proyecciones de la Organización Mundial de Salud (OMS), de mil infectados en Angola hasta Mayo, y diez mil hasta Junio próximo.

Durante los días de confinamiento, las fuerzas de defensa y seguridad detuvieron también 68 ciudadanos por celebraciones de culto, 37 por violación da cerca sanitaria, 60 por especulación de precios, 17 por corrupción y 11 por posesión ilegal de arma de fuego, y muchos otros casos no mencionados aquí.

Esos datos ilustran falta de consciencia cívica de millares de angoleños ante un virus bastante letal, que exige la autoconsciencia en el uso de máscaras, alcohol en gel y lavado frecuente de las manos con agua y jabón, además del distanciamiento entre personas. 

Es con ese escenario que Angola se prepara para enfrentar, a partir de hoy (25), un nuevo momento, que puede pasar por la cuarta prórroga del Estado de Emergencia o, como todo indica, por un inédito Estado de Calamidad Pública.

Sea en una, sea en otra situación, sobre todo en el Estado de Calamidad, que tiene una orientación diferente desde el punto de vista de ejercicio de las libertades y garantías fundamentales, la mentalidad del pueblo debe ser, de todo, diferente.

La consciencia colectiva debe evidenciarse y todos deben actuar con sentido de Estado, para que la Covid-19 se vaya lo más rápido posible.

Todos juntos será posible. Basta querer y tener sentido de Estado.

Asuntos Saúde   Sociedade  

Lea también
  • 25/05/2020 08:27:29

    Covid-19: Administrador defiende escuadra de la PN en los mercados

    Chitato - El administrador municipal de Chitato, Lunda Norte, Gastão Cahata, defendió el sábado, la instalación de escuadras móviles de la Policía Nacional en los mercados de Mussungue y Carinhenga, para garantizar la observancia de las medidas de prevención, con vista al combate contra la Covid-19.

  • 23/05/2020 13:32:35

    Gobierno proporciona USD 420 millones para el proyecto Kwenda

    Menongue - El Gobierno angoleño tiene 420 millones de dólares estadounidenses disponibles para la ejecución del Programa de Transferencias Sociales Monetarias "Kwenda" anunció, en Cuando Cubango, el secretario del Presidente de la República para los Asuntos Económicos, Lopes Paulo.

  • 22/05/2020 15:44:27

    Policía captura homicida de la familia en Cabinda

    Cabinda - El Servicio de Investigación Criminal (SIC) en Cabinda detuvo, en la madrugada de este viernes, al ciudadano angoleño Michel Mayele Mavungo "Mikadó", sospechoso de la muerte de cuatro miembros de su familia.