UE: Jefes de diplomacia discuten Mozambique tras visita de Santos Silva

Lisboa - El ministro de los Negocios Extranjeros de Portugal, Augusto Santos Silva, va a dar hoy un informe a sus homólogos europeos de los resultados de la visita de la semana última a Mozambique, uno de los asuntos en agenda en el Consejo de jefes de la diplomacia de la UE.

La insurgencia armada en la provincia de Cabo Delgado, que llevó al Alto Representante de la UE para la Política Externa, Josep Borrell, a pedir al ministro portugués que viajara a Mozambique en  representación suya, es uno de los muchos asuntos en la agenda de la reunión que los jefes de diplomacia de los 27 celebran hoy en Bruselas, presencialmente, a pesar de la pandemia de la Covid-19.

El jueves último, al final de la visita a Mozambique, el jefe de la diplomacia portuguesa consideró que todos los objetivos políticos de la visita fueron "cumplidos", especialmente el de expresar "la solidaridad europea" ante la crisis humanitaria, agradecer "la prontitud" en acoger la misión política, y "escuchar de las autoridades del país africano" la evaluación de la situaión y el plan de necesidades.

Apuntando que informaría, hoy, a sus homólogos de la UE las áreas fundamentales para apoyo a Mozambique identificadas en conjunto con las autoridades mozambiqueñas, y que son: formación militar, apoyo de la acción humanitaria a la población y apoyo a la agencia para el desarrollo del norte del país -, Santos Silva dijo que espera "que tan breve cuanto posible el programa de refuerzo de la cooperación esté diseñado, aprobado y en condiciones de ser implementado".

La violencia armada en la provincia norteña de Mozambique, donde se desarrolla la mayor inversión multinacional privada de África, para la explotación de gas natural, está provocando una crisis humanitaria con más de dos mil muertes y 560 mil personas desplazadas, sin habitación, ni alimentos, lo que llevó a las autoridades mozambiqueñas a pedir auxilio a la UE.

La insurgencia armada en la provincia de Cabo Delgado, que llevó al Alto Representante de la UE para la Política Externa, Josep Borrell, a pedir al ministro portugués que viajara a Mozambique en  representación suya, es uno de los muchos asuntos en la agenda de la reunión que los jefes de diplomacia de los 27 celebran hoy en Bruselas, presencialmente, a pesar de la pandemia de la Covid-19.

El jueves último, al final de la visita a Mozambique, el jefe de la diplomacia portuguesa consideró que todos los objetivos políticos de la visita fueron "cumplidos", especialmente el de expresar "la solidaridad europea" ante la crisis humanitaria, agradecer "la prontitud" en acoger la misión política, y "escuchar de las autoridades del país africano" la evaluación de la situaión y el plan de necesidades.

Apuntando que informaría, hoy, a sus homólogos de la UE las áreas fundamentales para apoyo a Mozambique identificadas en conjunto con las autoridades mozambiqueñas, y que son: formación militar, apoyo de la acción humanitaria a la población y apoyo a la agencia para el desarrollo del norte del país -, Santos Silva dijo que espera "que tan breve cuanto posible el programa de refuerzo de la cooperación esté diseñado, aprobado y en condiciones de ser implementado".

La violencia armada en la provincia norteña de Mozambique, donde se desarrolla la mayor inversión multinacional privada de África, para la explotación de gas natural, está provocando una crisis humanitaria con más de dos mil muertes y 560 mil personas desplazadas, sin habitación, ni alimentos, lo que llevó a las autoridades mozambiqueñas a pedir auxilio a la UE.