Uganda ratifica pena de muerte para crímenes de rituales

  • Bandera de la República de Uganda
Kampala - El Presidente de Uganda, Yoweri Museveni ratificó hoy la pena de muerte para personas que cometen sacrificios humanos, rituales que en algunas zonas rurales del país son realizados clandestinamente.

De acuerdo com el periódico estatal New Vision, los parlamentarios ugandeses saludaron la ratificación de la ley, una medida que ha sido apoyada por la mayoría de los legisladores ugandeses desde que comenzaron a discutirla, en Abril de este año.

La nueva legislación también propone prisión perpetua para personas que financian tales actos o divulgan la creencia de que el sacrificio humano puede traer buena suerte a los perpetradores.

El autor de la legislación y antiguo diputado del condado de Ayivu (noroeste de Uganda), Bernard Atiku, consideró que se trata de "un instrumento que ayudará a hacer justicia y disuadirá otros de praticar el sacrificio ritual".

Según informes de la Policía de Uganda y de algunas ONG, los médicos hechiceros tradicionales y los hechiceros de varias zonas rurales aconsejan a las familias más empobrecidas a matar sus propios hijos para dar buena suerte en el futuro.

De acuerdo com el periódico estatal New Vision, los parlamentarios ugandeses saludaron la ratificación de la ley, una medida que ha sido apoyada por la mayoría de los legisladores ugandeses desde que comenzaron a discutirla, en Abril de este año.

La nueva legislación también propone prisión perpetua para personas que financian tales actos o divulgan la creencia de que el sacrificio humano puede traer buena suerte a los perpetradores.

El autor de la legislación y antiguo diputado del condado de Ayivu (noroeste de Uganda), Bernard Atiku, consideró que se trata de "un instrumento que ayudará a hacer justicia y disuadirá otros de praticar el sacrificio ritual".

Según informes de la Policía de Uganda y de algunas ONG, los médicos hechiceros tradicionales y los hechiceros de varias zonas rurales aconsejan a las familias más empobrecidas a matar sus propios hijos para dar buena suerte en el futuro.