FAO enaltece el papel de la mujer en la garantía de la seguridad alimentaria

  • Projecto para o combate a seca no Cunene, na localidade do Cafu
Ondjiva - La representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Angola, Gherda Barreto, elogió, este miércoles, en Cunene, la contribución de las mujeres angoleñas al crecimiento de la agricultura, para el fortalecimiento de la seguridad alimentaria de las familias.

Gherda Barreto reconoció el hecho, en declaraciones a la ANGOP, al margen de una visita de trabajo a Cunene, donde entregó los medios de producción a las asociaciones agrícolas de Mucuatchindi, Comandante Vidigal y Muatili Vitokota, ubicadas en la comuna de Xangongo, municipio de Ombadja.

En la ocasión, la responsable se mostró satisfecha con la participación de las mujeres en la producción, lo que ha garantizado alimentos para las familias, especialmente en esta región afectada por la sequía.

“Debemos felicitarlos por su determinación de garantizar la seguridad alimentaria de sus familias y transmitir conocimientos sobre la agricultura tradicional”, enfatizó.

Dijo que la FAO tiene el compromiso de apoyar al país en la transformación de los sistemas agroalimentarios, con especial énfasis en la actividad de campo que realizan las mujeres, orientada a combatir el hambre y la pobreza.

Agregó que la organización tiene la intención de implementar nuevos proyectos en la provincia, trabajando la metodología de las escuelas de campo, mediante la aplicación de innovaciones tecnológicas, para abordar diferentes temas en las cadenas de valor.

Por su parte, la campesina Florinda Lupita dijo que las actividades del campo no han sido fáciles, debido a las débiles lluvias, en los últimos tres años.

Con la sequía, Florinda Lupita dijo que la producción disminuyó y complicó la capacidad financiera para adquirir medios, como fertilizantes, motobombas, mangueras, semillas, entre otros.

La campesina Deolinda Tembo, por su parte, reconoció las acciones del Gobierno y de la FAO, en la provisión de recursos para incrementar la producción.

La representante de la FAO, que visita la provincia de Cunene durante tres días, ya ha viajado al municipio de Ombadja, donde ha entregado recursos agrícolas y animales a escuelas de campo, y lo mismo debería suceder en el municipio de Cahama.

Gherda Barreto reconoció el hecho, en declaraciones a la ANGOP, al margen de una visita de trabajo a Cunene, donde entregó los medios de producción a las asociaciones agrícolas de Mucuatchindi, Comandante Vidigal y Muatili Vitokota, ubicadas en la comuna de Xangongo, municipio de Ombadja.

En la ocasión, la responsable se mostró satisfecha con la participación de las mujeres en la producción, lo que ha garantizado alimentos para las familias, especialmente en esta región afectada por la sequía.

“Debemos felicitarlos por su determinación de garantizar la seguridad alimentaria de sus familias y transmitir conocimientos sobre la agricultura tradicional”, enfatizó.

Dijo que la FAO tiene el compromiso de apoyar al país en la transformación de los sistemas agroalimentarios, con especial énfasis en la actividad de campo que realizan las mujeres, orientada a combatir el hambre y la pobreza.

Agregó que la organización tiene la intención de implementar nuevos proyectos en la provincia, trabajando la metodología de las escuelas de campo, mediante la aplicación de innovaciones tecnológicas, para abordar diferentes temas en las cadenas de valor.

Por su parte, la campesina Florinda Lupita dijo que las actividades del campo no han sido fáciles, debido a las débiles lluvias, en los últimos tres años.

Con la sequía, Florinda Lupita dijo que la producción disminuyó y complicó la capacidad financiera para adquirir medios, como fertilizantes, motobombas, mangueras, semillas, entre otros.

La campesina Deolinda Tembo, por su parte, reconoció las acciones del Gobierno y de la FAO, en la provisión de recursos para incrementar la producción.

La representante de la FAO, que visita la provincia de Cunene durante tres días, ya ha viajado al municipio de Ombadja, donde ha entregado recursos agrícolas y animales a escuelas de campo, y lo mismo debería suceder en el municipio de Cahama.