Esquemas de casos de Neide con información oculta

  • Neide Dias promete processar COA - Arquivo
Luanda - La corredora de fondo Neide Dias anunció, en Luanda, que demandará al Comité Olímpico de Angola (COA), por supuestamente proporcionar falsas justificaciones de las razones de su ausencia a los Juegos Olímpicos de Tokio, Japón, a partir del día 23 de este mes.

Por Marcelino Camões

Con estas declaraciones, dadas el pasado fin de semana, se abre una nueva página en la "novela", que también involucra a la Federación Angoleña de Atletismo (FAA) y muchas explicaciones ocultas.

En esencia, todo comenzó con la revelación de la internacional angoleña de que no estaba inscrita para los Juegos Olímpicos, ya que su pasaporte "no fue renovado a tiempo".

En consecuencia, el COA y la FAA no fueron unánimes en los argumentos de justificación, siendo el primero, en voz de su secretario general, António Monteiro "Bambino", atribuyendo responsabilidades al segundo, representado por el presidente, Bernardo João.

Ante el claro desajuste de los dos mandatarios, el portavoz del Servicio de Emigración y Extranjería (SME), Simão Milagre, aclaró, el viernes, que ese organismo recibió del representante del Consulado de Angola en Francia, el pasado 15 de junio, el proceso de solicitar la emisión del pasaporte ordinario del deportista.

En declaraciones a la prensa, el funcionario explicó que el proceso se despachó con urgencia, y que el pasaporte se entregó dos horas después, ya que el portador afirmó que era urgente regresar a París el mismo día.

Por tanto, Simão Milagre niega cualquier responsabilidad de la institución que representa en el desenlace del caso, que deja al deportista, al COA ya la FAA en “rumbo de colisión”.

En este escenario de dicho y contradictorio, al menos está claro que, después de todo, el pasaporte de Neide Dias fue renovado a tiempo para ser registrado para Tokio.

Este hecho aún no ha sido aclarado por la Federación y el Comité Olímpico, siendo este último interlocutor con el Comité Olímpico Internacional (COI).

El sábado surgió un nuevo elemento como el hecho de que, en el caso de Angola, el COI finalmente reservó solo un lugar para el atletismo, con la indicación a discreción de las autoridades involucradas. La elección recayó en el velocista Aveny Miguel.

La pregunta que inquieta, en este momento de los hechos, es el hecho de que, objetivamente, el COA y la FAA no dieron las aclaraciones necesarias. La primera afirma haber sido la elección de un velocista dentro de la vacante asignada por la entidad internacional.

Para aclarar mejor el caso, también es necesario abordar los criterios de elegibilidad para los países cuyos candidatos no obtuvieron el mínimo establecido por el COI en natación y atletismo, los únicos que se benefician del sistema de invitación como garante de la universalidad de juegos.

Hasta donde se sabe, sin requisitos mínimos, el criterio de selección es responsabilidad de la organización interna, asumiendo la hipótesis de que la elección se hizo en base a la única plaza disponible en los 100 metros.

Pero, de ser así, ¿qué motivos hay detrás de la falta de explicaciones públicas más concretas y definitivas hasta el momento, hasta el punto de que la ministra de Juventud y Deportes, Ana Paula do Sacramento Neto, las solicita por escrito?

Creemos que es de buena educación para quienes tienen derecho hacer esta explicación detallada y sincera a la opinión pública, con el fin de evitar la aparición, eventualmente, de otros elementos de mala reputación para el deporte nacional.

Además, la preparación de Angola para el evento en Tokio ha estado marcada por otra polémica, que involucra a la nadadora Lia Lima, quien también se dice que ha sido agraviada por la Federación Angoleña de Natación y por el Comité Olímpico.

En este caso, el presidente de la federación relacionada, Joaquim Santos, se apresuró a aclarar que la puntuación en las competiciones internacionales, de Enero a Junio pasados, fue el criterio utilizado para elegir a los dos deportistas, entre los cuatro preseleccionados.

Según la fuente, quien se encontraba hablando con ANGOP sobre los comentarios del deportista, esta es una regla que aparece en la circular publicada en el sitio web de la Federación Internacional de Natación (FINA), el 15 de Julio de este año, y por FAN, a través de la circular nº4./21.

Explicó que, a pesar de la puntuación más alta del reclamante (706 puntos), en relación a la elegida Catarina Sousa (663 pts), en el período comprendido entre 2019 y 2020, la decisión se basó en los resultados de las pruebas desde enero hasta junio pasado.

En ese lapso, Lia cayó en la clasificación FINA a 654 ptos, frente a 657 de la seleccionada Catarina Sousa.

Sin embargo, el segundo mejor deportista del ranking africano de 2020 cuestionó la aplicación del modelo de elección cuando, inicialmente, la FINA definió la universalidad como criterio en junio del año pasado.

Al igual que en la primera situación, los deportistas de natación no alcanzaron los requisitos mínimos.

A nivel de delegación nacional, solo las mujeres de balonmano, judo y vela participarán en los juegos por mérito propio, es decir, obtuvieron la calificación a través del deporte y la puntuación establecida por el COI.

Por Marcelino Camões

Con estas declaraciones, dadas el pasado fin de semana, se abre una nueva página en la "novela", que también involucra a la Federación Angoleña de Atletismo (FAA) y muchas explicaciones ocultas.

En esencia, todo comenzó con la revelación de la internacional angoleña de que no estaba inscrita para los Juegos Olímpicos, ya que su pasaporte "no fue renovado a tiempo".

En consecuencia, el COA y la FAA no fueron unánimes en los argumentos de justificación, siendo el primero, en voz de su secretario general, António Monteiro "Bambino", atribuyendo responsabilidades al segundo, representado por el presidente, Bernardo João.

Ante el claro desajuste de los dos mandatarios, el portavoz del Servicio de Emigración y Extranjería (SME), Simão Milagre, aclaró, el viernes, que ese organismo recibió del representante del Consulado de Angola en Francia, el pasado 15 de junio, el proceso de solicitar la emisión del pasaporte ordinario del deportista.

En declaraciones a la prensa, el funcionario explicó que el proceso se despachó con urgencia, y que el pasaporte se entregó dos horas después, ya que el portador afirmó que era urgente regresar a París el mismo día.

Por tanto, Simão Milagre niega cualquier responsabilidad de la institución que representa en el desenlace del caso, que deja al deportista, al COA ya la FAA en “rumbo de colisión”.

En este escenario de dicho y contradictorio, al menos está claro que, después de todo, el pasaporte de Neide Dias fue renovado a tiempo para ser registrado para Tokio.

Este hecho aún no ha sido aclarado por la Federación y el Comité Olímpico, siendo este último interlocutor con el Comité Olímpico Internacional (COI).

El sábado surgió un nuevo elemento como el hecho de que, en el caso de Angola, el COI finalmente reservó solo un lugar para el atletismo, con la indicación a discreción de las autoridades involucradas. La elección recayó en el velocista Aveny Miguel.

La pregunta que inquieta, en este momento de los hechos, es el hecho de que, objetivamente, el COA y la FAA no dieron las aclaraciones necesarias. La primera afirma haber sido la elección de un velocista dentro de la vacante asignada por la entidad internacional.

Para aclarar mejor el caso, también es necesario abordar los criterios de elegibilidad para los países cuyos candidatos no obtuvieron el mínimo establecido por el COI en natación y atletismo, los únicos que se benefician del sistema de invitación como garante de la universalidad de juegos.

Hasta donde se sabe, sin requisitos mínimos, el criterio de selección es responsabilidad de la organización interna, asumiendo la hipótesis de que la elección se hizo en base a la única plaza disponible en los 100 metros.

Pero, de ser así, ¿qué motivos hay detrás de la falta de explicaciones públicas más concretas y definitivas hasta el momento, hasta el punto de que la ministra de Juventud y Deportes, Ana Paula do Sacramento Neto, las solicita por escrito?

Creemos que es de buena educación para quienes tienen derecho hacer esta explicación detallada y sincera a la opinión pública, con el fin de evitar la aparición, eventualmente, de otros elementos de mala reputación para el deporte nacional.

Además, la preparación de Angola para el evento en Tokio ha estado marcada por otra polémica, que involucra a la nadadora Lia Lima, quien también se dice que ha sido agraviada por la Federación Angoleña de Natación y por el Comité Olímpico.

En este caso, el presidente de la federación relacionada, Joaquim Santos, se apresuró a aclarar que la puntuación en las competiciones internacionales, de Enero a Junio pasados, fue el criterio utilizado para elegir a los dos deportistas, entre los cuatro preseleccionados.

Según la fuente, quien se encontraba hablando con ANGOP sobre los comentarios del deportista, esta es una regla que aparece en la circular publicada en el sitio web de la Federación Internacional de Natación (FINA), el 15 de Julio de este año, y por FAN, a través de la circular nº4./21.

Explicó que, a pesar de la puntuación más alta del reclamante (706 puntos), en relación a la elegida Catarina Sousa (663 pts), en el período comprendido entre 2019 y 2020, la decisión se basó en los resultados de las pruebas desde enero hasta junio pasado.

En ese lapso, Lia cayó en la clasificación FINA a 654 ptos, frente a 657 de la seleccionada Catarina Sousa.

Sin embargo, el segundo mejor deportista del ranking africano de 2020 cuestionó la aplicación del modelo de elección cuando, inicialmente, la FINA definió la universalidad como criterio en junio del año pasado.

Al igual que en la primera situación, los deportistas de natación no alcanzaron los requisitos mínimos.

A nivel de delegación nacional, solo las mujeres de balonmano, judo y vela participarán en los juegos por mérito propio, es decir, obtuvieron la calificación a través del deporte y la puntuación establecida por el COI.