Deporte escolar carece de continuidad

  • Desporto escolar continua num empasse
Luanda - La ley básica del sistema deportivo nacional, de fecha 20 de mayo de 2014, contempla la generalización del deporte escolar como apoyo a la alta competencia, pero siete años después de su revisión y actualización, continúa la implementación de este segmento social en los moldes deseados en un callejón sin salida.

Por José Donga

La disputa anual de la fase final del Campeonato Nacional en este sector transmite la idea de su existencia efectiva, pero de hecho Angola aún está lejos del nivel organizativo previsto, siendo las pruebas periódicas la base para la clasificación para la fase nacional.

Como consecuencia de esta y otras deficiencias en los procedimientos, en 2011 se creó una comisión nacional para revitalizar la educación física y el deporte escolar, con el ex secretario de Estado de Educación Física y Deportes, Rui Mingas, como coordinador ejecutivo.

Este grupo de trabajo sostuvo algunas reuniones sin resultados visibles para la reversión de la situación, al menos divulgadas públicamente, hasta que el tema dejó de ser abordado.

Posteriormente, en 2017, bajo el entonces ministro de Juventud y Deportes, Albino da Conceição, se creó una comisión para fundar una Federación Angoleña de Deportes Escolares.

Entre los objetivos estaba la creación de clubes deportivos, en todas las escuelas para apoyar a la federación, en un escenario que se traduciría en el traspaso del deporte escolar a la tutela del Ministerio de Juventud y Deportes (MJD), iniciativa sin embargo abortada, manteniendo su gestión está a cargo del Ministerio de Educación (MED).

La falta de aplicación de las políticas definidas lleva al deporte escolar a un término medio, es decir, existe en Angola, pero sin los modelos adoptados internacionalmente, teniendo como rubros la generalización y valorización del profesional de la educación física.

El país comenzó con el deporte escolar, en el período post independencia, en la década de 1980, en el momento organizado por zonas, pero debido al conflicto armado registró un interregno en 1986, cuando ya se habían realizado seis ediciones.

Por José Donga

La disputa anual de la fase final del Campeonato Nacional en este sector transmite la idea de su existencia efectiva, pero de hecho Angola aún está lejos del nivel organizativo previsto, siendo las pruebas periódicas la base para la clasificación para la fase nacional.

Como consecuencia de esta y otras deficiencias en los procedimientos, en 2011 se creó una comisión nacional para revitalizar la educación física y el deporte escolar, con el ex secretario de Estado de Educación Física y Deportes, Rui Mingas, como coordinador ejecutivo.

Este grupo de trabajo sostuvo algunas reuniones sin resultados visibles para la reversión de la situación, al menos divulgadas públicamente, hasta que el tema dejó de ser abordado.

Posteriormente, en 2017, bajo el entonces ministro de Juventud y Deportes, Albino da Conceição, se creó una comisión para fundar una Federación Angoleña de Deportes Escolares.

Entre los objetivos estaba la creación de clubes deportivos, en todas las escuelas para apoyar a la federación, en un escenario que se traduciría en el traspaso del deporte escolar a la tutela del Ministerio de Juventud y Deportes (MJD), iniciativa sin embargo abortada, manteniendo su gestión está a cargo del Ministerio de Educación (MED).

La falta de aplicación de las políticas definidas lleva al deporte escolar a un término medio, es decir, existe en Angola, pero sin los modelos adoptados internacionalmente, teniendo como rubros la generalización y valorización del profesional de la educación física.

El país comenzó con el deporte escolar, en el período post independencia, en la década de 1980, en el momento organizado por zonas, pero debido al conflicto armado registró un interregno en 1986, cuando ya se habían realizado seis ediciones.