Sagrada Esperança en la pista por el segundo título de la Girabola 16 años después

  • Juego entre Petro y Sagrada - Los dos representantes en la Champins
Dundo - En un momento atípico y con una realidad insólita, debido a un largo período de prohibición de entrada de aficionados a los estadios, debido a las restricciones impuestas por el nuevo coronavirus, la Sagrada Esperança puede volver a ser campeona nacional de fútbol, después de un largo tiempo. 16 años de "viajar por el desierto".

Por Hélder Dias

A tres rondas de la final del Campeonato Nacional (Girabola´2021), los aficionados al fútbol asisten a una reñida lucha en la que el 1º de Agosto, Petro de Luanda y la Sagrada son protagonistas, como un "gigante" disfrazado, persiguiendo el hecho de 2005.

De hecho, la formación de Lunda Norte, contra todas las expectativas, ha sido resiliente entre los 16 participantes de la mayor competición del fútbol nacional, de tal manera que lidera con 64 puntos, seguido de cerca por Petro, con 63 ptos.

La salida “demoledora” del equipo verde y blanco ya auguraba un mejor desempeño en comparación con las últimas 15 ediciones. Desde el inicio de la competición, siempre ha estado entre los tres primeros de la clasificación, alternando el liderato con el 1º de Agosto, Petro de Luanda e Interclube.

Hasta el momento tiene la defensa menos batida de la Liga, con solo nueve goles encajados, una derrota, siete empates, 19 victorias y ya ha marcado 39 goles en 27 partidos disputados, dependiendo solo de él para volver a ser campeón nacional y volver a la Liga de los Campeones Africanos.

Ruta de altibajos

A pesar de la excelente ruta, no todo ha sido un lecho de rosas para el emblema de Lunda Norte.

En Noviembre de 2019, el club vivió uno de los episodios más convulsos, supuestamente teniendo como protagonista al entonces técnico portugués Paulo Torres, que colocó al equipo en la 12a posición, es decir, al borde del descenso.

A raíz del mal tiempo en el vestuario, un grupo de jugadores decidió denunciar al técnico portugués ante la directiva del equipo, en ese momento dirigido por Osvaldo Van-Dúnem. El argumento fue que algunos atletas estaban “súper” protegidos y otros “súper” perjudicados.

Posteriormente, se realizó una reunión de emergencia al final de la cual el técnico puso a disposición el puesto. Mientras buscaban un sustituto, se hizo cargo el preparador físico, Rui Oliveira, asistido por el exdefensor del gremio, Lebo Lebo y también por Jonny Matumona e Hidrox Estanislau.

Aún en un momento de crisis, el 17 de Enero de 2020, durante una Asamblea de equilibrio y renovación de mandato, los cofundadores de la Sagrada Esperança asumieron la dirección del Club.

José Muacabalo ocupó el cargo de presidente, Leão Chimin y vicepresidentes José Alberto dos Santos "Zeca Rosa", y ocho días después, contra todas las expectativas, Roque Sapiri fue nombrado entrenador en jefe, para aplausos de unos y protestas de otros, estos últimos. alegando falta de experiencia.

En cambio, el primer signo de éxito de esta “arriesgada” decisión se registró en la temporada 2019/2020, cuando llevó al equipo en la zona de descenso, del 12º al 5º lugar de la clasificación. Pero Roque Sapiri vio esa exitosa ruta interrumpida prematuramente por Covid-19, lo que obligó a la cancelación de la temporada.

Reconstrucción del plantel

Para la temporada 2020-2021, el técnico, que recibió un voto de confianza, decidió reconstruir el equipo a partir de la liberación de ocho jugadores, a saber, Guedes, Jiresse, Francis, Higino, História, Almeida, Cabibi y Titi.

Traje para el clube Karanga (medio), Jó Paciência (delantero), Reginó (medio), Sozito (lateral), Matengó (medio), Celso (medio), Victoriano (medio), Lima (delantero) y Leonardo (portero).

Con estos fichajes, Roque Sapiri armó un equipo con una edad media de 28 años, formado por Langanga (portero), JB (portero), Leonardo (portero), Gaspar, Reginó, Lulas, Simão y Djó (defensas), Luís Tati, Cachi. , Celso, Femy, Muenho (medio), Lépua, Matengó, Karanga (ala media), Victoriano, Água Doce (clic medio), Chico, Jó Paciência, Valente y Lima (avanzado).

Objetivos recomendados

En la actualidad, ganar el Campeonato Nacional no formaba parte de los planes de la dirección. El conjunto de diamantes solo estaba interesado en estar entre los cinco primeros y garantizar la clasificación en una competición africana (Liga de los Campeones o Copa de la Confederación), además de ganar la Copa de Angola.

Pero los resultados de la primera vuelta, 2º de la tabla con 32 puntos, galvanizaron a los “diamantíferos” que empezaron a asumir, aunque de forma encubierta, como candidatos al título.

A fin de cuentas, el primer objetivo de la temporada, que fue la conquista de la Copa de Angola, no se logró. El “sueño” se pospuso por la eliminación de Kabuscorp do Palanca, en cuartos de final, con una derrota por 4-5 en Dundo, en los penaltis, tras igualar 1-1 en el tiempo reglamentario.

Por Hélder Dias

A tres rondas de la final del Campeonato Nacional (Girabola´2021), los aficionados al fútbol asisten a una reñida lucha en la que el 1º de Agosto, Petro de Luanda y la Sagrada son protagonistas, como un "gigante" disfrazado, persiguiendo el hecho de 2005.

De hecho, la formación de Lunda Norte, contra todas las expectativas, ha sido resiliente entre los 16 participantes de la mayor competición del fútbol nacional, de tal manera que lidera con 64 puntos, seguido de cerca por Petro, con 63 ptos.

La salida “demoledora” del equipo verde y blanco ya auguraba un mejor desempeño en comparación con las últimas 15 ediciones. Desde el inicio de la competición, siempre ha estado entre los tres primeros de la clasificación, alternando el liderato con el 1º de Agosto, Petro de Luanda e Interclube.

Hasta el momento tiene la defensa menos batida de la Liga, con solo nueve goles encajados, una derrota, siete empates, 19 victorias y ya ha marcado 39 goles en 27 partidos disputados, dependiendo solo de él para volver a ser campeón nacional y volver a la Liga de los Campeones Africanos.

Ruta de altibajos

A pesar de la excelente ruta, no todo ha sido un lecho de rosas para el emblema de Lunda Norte.

En Noviembre de 2019, el club vivió uno de los episodios más convulsos, supuestamente teniendo como protagonista al entonces técnico portugués Paulo Torres, que colocó al equipo en la 12a posición, es decir, al borde del descenso.

A raíz del mal tiempo en el vestuario, un grupo de jugadores decidió denunciar al técnico portugués ante la directiva del equipo, en ese momento dirigido por Osvaldo Van-Dúnem. El argumento fue que algunos atletas estaban “súper” protegidos y otros “súper” perjudicados.

Posteriormente, se realizó una reunión de emergencia al final de la cual el técnico puso a disposición el puesto. Mientras buscaban un sustituto, se hizo cargo el preparador físico, Rui Oliveira, asistido por el exdefensor del gremio, Lebo Lebo y también por Jonny Matumona e Hidrox Estanislau.

Aún en un momento de crisis, el 17 de Enero de 2020, durante una Asamblea de equilibrio y renovación de mandato, los cofundadores de la Sagrada Esperança asumieron la dirección del Club.

José Muacabalo ocupó el cargo de presidente, Leão Chimin y vicepresidentes José Alberto dos Santos "Zeca Rosa", y ocho días después, contra todas las expectativas, Roque Sapiri fue nombrado entrenador en jefe, para aplausos de unos y protestas de otros, estos últimos. alegando falta de experiencia.

En cambio, el primer signo de éxito de esta “arriesgada” decisión se registró en la temporada 2019/2020, cuando llevó al equipo en la zona de descenso, del 12º al 5º lugar de la clasificación. Pero Roque Sapiri vio esa exitosa ruta interrumpida prematuramente por Covid-19, lo que obligó a la cancelación de la temporada.

Reconstrucción del plantel

Para la temporada 2020-2021, el técnico, que recibió un voto de confianza, decidió reconstruir el equipo a partir de la liberación de ocho jugadores, a saber, Guedes, Jiresse, Francis, Higino, História, Almeida, Cabibi y Titi.

Traje para el clube Karanga (medio), Jó Paciência (delantero), Reginó (medio), Sozito (lateral), Matengó (medio), Celso (medio), Victoriano (medio), Lima (delantero) y Leonardo (portero).

Con estos fichajes, Roque Sapiri armó un equipo con una edad media de 28 años, formado por Langanga (portero), JB (portero), Leonardo (portero), Gaspar, Reginó, Lulas, Simão y Djó (defensas), Luís Tati, Cachi. , Celso, Femy, Muenho (medio), Lépua, Matengó, Karanga (ala media), Victoriano, Água Doce (clic medio), Chico, Jó Paciência, Valente y Lima (avanzado).

Objetivos recomendados

En la actualidad, ganar el Campeonato Nacional no formaba parte de los planes de la dirección. El conjunto de diamantes solo estaba interesado en estar entre los cinco primeros y garantizar la clasificación en una competición africana (Liga de los Campeones o Copa de la Confederación), además de ganar la Copa de Angola.

Pero los resultados de la primera vuelta, 2º de la tabla con 32 puntos, galvanizaron a los “diamantíferos” que empezaron a asumir, aunque de forma encubierta, como candidatos al título.

A fin de cuentas, el primer objetivo de la temporada, que fue la conquista de la Copa de Angola, no se logró. El “sueño” se pospuso por la eliminación de Kabuscorp do Palanca, en cuartos de final, con una derrota por 4-5 en Dundo, en los penaltis, tras igualar 1-1 en el tiempo reglamentario.