Angola, considerado el país más reformista de África en los últimos cinco años

  • Parque Lueji, zona baja de la ciudad de Luanda
Luanda - La situación económica en Angola puede mejorar aún más, señaló el analista Aurelien Mali, de Moody's, quien esta semana revisó al alza la previsión de crecimiento del país, del 1,2% al 2,7%, marcando la salida de cinco años de crecimiento económico negativo.

Aurelien Mali, analista principal que sigue la economía angoleña en la agencia calificadora Moody's, consideró que Angola es el país más reformista de África y que el esfuerzo de ajuste presupuestario es "encomiable".

"Entre la mayoría de los países africanos, Angola es probablemente el país que ha experimentado más reformas estructurales en los últimos cinco años", dijo Aurelien Mali en una entrevista a Lusa por videoconferencia desde Dubai, señalando la consolidación presupuestaria, la nueva ley presupuestaria, la introducción del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el ajuste de las finanzas públicas como ejemplos.

Consultado sobre si estas reformas no llevarán a un alza en la calificación del país, que fue rebajada dos veces el año pasado, el analista respondió que "necesitamos ver cómo será la realidad" y subrayó que "por ahora, los riesgos se reflejan en la 'calificación' están equilibrados y tres meses de entorno positivo es poco para cambiar "la evaluación de la calidad del crédito soberano de Angola.

En la entrevista con Lusa, retomada por Jornal de Negócios, Aurelien Mali coincidió en que Angola no debería necesitar buscar alivio de la deuda más allá de la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda (DSSI) y señaló que la economía angoleña se encuentra en una situación muy diferente a la posición de Zambia, Etiopía y Chad, que solicitaron la adhesión al Marco Común para el Tratamiento de la Deuda además del DSSI.

"La situación en Angola es muy diferente a la situación en estos países; [la rebaja de la calificación en 2020] no fue una cuestión de solvencia, fue principalmente un problema de presión sobre la liquidez externa y las autoridades negociaron una reestructuración de la deuda en el monto de siete mil millones de dólares con un acreedor en China en los próximos dos años y medio a partir de Junio de 2020”, recordó el analista.

"Al observar el servicio de la deuda externa y el paquete de ayuda financiera de las instituciones financieras internacionales y tener en cuenta el ajuste que el país ya ha realizado, se muestra que existe una forma posible de que el país no necesite alivio de la deuda en virtud del Marco Común ", refirió.

Además, Angola siempre ha dicho que no pediría a los acreedores privados que reestructuraran su deuda, precisamente para evitar que se revise su calificación y se corra el riesgo de ser excluida de los mercados financieros.

"Las autoridades, cuando se unieron a DSSI el año pasado, explicaron muy claramente que no involucrarían a los acreedores del sector privado y cumplieron", reconoció Aurelien Mali.

Preguntado por el aumento de la razón de la deuda pública sobre el Producto Interno Bruto (PIB) en torno al 100%, el analista respondió que "la deuda medida en dólares ha disminuido en los últimos tres años, de 75,3 mil millones de dólares, en 2017, a  65 mil millones de dólares a fines del año pasado” y agregó que “el país ha realizado un esfuerzo muy encomiable para ajustar las finanzas públicas”.

En el pasado, detalló, "el Gobierno gastaba del 40 al 45% del PIB [para pagar la deuda externa], y ahora gasta el 20% del PIB y a pesar del impacto extremo del choque petrolero en las finanzas públicas, tenían un déficit del 1,7% del PIB, por eso el Gobierno de Angola ha demostrado su capacidad para ajustar las finanzas públicas a los shocks”.

La situación económica puede mejorar aún más, señaló el analista de Moody's, quien esta semana revisó al alza la previsión de crecimiento de Angola, del 1,2% al 2,7%, marcando la salida de cinco años de crecimiento económico negativo.

"Con el precio presupuestado del petróleo este año en  39 dólares, si hay un período con un precio estable por encima de ese, se espera que la situación mejore significativamente y un indicador importante es el nivel de reservas; el tipo de cambio ha mejorado alrededor del 10% desde diciembre probablemente habrá más dólares disponibles”, enfatizó el analista, reconociendo, no obstante, que también hay riesgos en el horizonte.

"La distribución de las vacunas es en un futuro lejano, puede haber variantes del virus y el entorno económico mundial puede cambiar", concluyó.

Aurelien Mali, analista principal que sigue la economía angoleña en la agencia calificadora Moody's, consideró que Angola es el país más reformista de África y que el esfuerzo de ajuste presupuestario es "encomiable".

"Entre la mayoría de los países africanos, Angola es probablemente el país que ha experimentado más reformas estructurales en los últimos cinco años", dijo Aurelien Mali en una entrevista a Lusa por videoconferencia desde Dubai, señalando la consolidación presupuestaria, la nueva ley presupuestaria, la introducción del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el ajuste de las finanzas públicas como ejemplos.

Consultado sobre si estas reformas no llevarán a un alza en la calificación del país, que fue rebajada dos veces el año pasado, el analista respondió que "necesitamos ver cómo será la realidad" y subrayó que "por ahora, los riesgos se reflejan en la 'calificación' están equilibrados y tres meses de entorno positivo es poco para cambiar "la evaluación de la calidad del crédito soberano de Angola.

En la entrevista con Lusa, retomada por Jornal de Negócios, Aurelien Mali coincidió en que Angola no debería necesitar buscar alivio de la deuda más allá de la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda (DSSI) y señaló que la economía angoleña se encuentra en una situación muy diferente a la posición de Zambia, Etiopía y Chad, que solicitaron la adhesión al Marco Común para el Tratamiento de la Deuda además del DSSI.

"La situación en Angola es muy diferente a la situación en estos países; [la rebaja de la calificación en 2020] no fue una cuestión de solvencia, fue principalmente un problema de presión sobre la liquidez externa y las autoridades negociaron una reestructuración de la deuda en el monto de siete mil millones de dólares con un acreedor en China en los próximos dos años y medio a partir de Junio de 2020”, recordó el analista.

"Al observar el servicio de la deuda externa y el paquete de ayuda financiera de las instituciones financieras internacionales y tener en cuenta el ajuste que el país ya ha realizado, se muestra que existe una forma posible de que el país no necesite alivio de la deuda en virtud del Marco Común ", refirió.

Además, Angola siempre ha dicho que no pediría a los acreedores privados que reestructuraran su deuda, precisamente para evitar que se revise su calificación y se corra el riesgo de ser excluida de los mercados financieros.

"Las autoridades, cuando se unieron a DSSI el año pasado, explicaron muy claramente que no involucrarían a los acreedores del sector privado y cumplieron", reconoció Aurelien Mali.

Preguntado por el aumento de la razón de la deuda pública sobre el Producto Interno Bruto (PIB) en torno al 100%, el analista respondió que "la deuda medida en dólares ha disminuido en los últimos tres años, de 75,3 mil millones de dólares, en 2017, a  65 mil millones de dólares a fines del año pasado” y agregó que “el país ha realizado un esfuerzo muy encomiable para ajustar las finanzas públicas”.

En el pasado, detalló, "el Gobierno gastaba del 40 al 45% del PIB [para pagar la deuda externa], y ahora gasta el 20% del PIB y a pesar del impacto extremo del choque petrolero en las finanzas públicas, tenían un déficit del 1,7% del PIB, por eso el Gobierno de Angola ha demostrado su capacidad para ajustar las finanzas públicas a los shocks”.

La situación económica puede mejorar aún más, señaló el analista de Moody's, quien esta semana revisó al alza la previsión de crecimiento de Angola, del 1,2% al 2,7%, marcando la salida de cinco años de crecimiento económico negativo.

"Con el precio presupuestado del petróleo este año en  39 dólares, si hay un período con un precio estable por encima de ese, se espera que la situación mejore significativamente y un indicador importante es el nivel de reservas; el tipo de cambio ha mejorado alrededor del 10% desde diciembre probablemente habrá más dólares disponibles”, enfatizó el analista, reconociendo, no obstante, que también hay riesgos en el horizonte.

"La distribución de las vacunas es en un futuro lejano, puede haber variantes del virus y el entorno económico mundial puede cambiar", concluyó.