BNA avanza hacia la obtención del estatus de Banco Central Equivalente

  • Banco Nacional de Angola,
Luanda - La revisión y actualización de los reglamentos y procedimientos de supervisión prudencial por parte del Banco Nacional de Angola (BNA) permitirá al Banco obtener, del Banco Central Europeo (BCE), la condición de Banco Central Equivalente, del cual el BNA es un candidato.

Esta información fue adelantada hoy por el vicegobernador del BNA, Rui Minguêns, en la apertura del webinar sobre “El Nuevo Marco Regulatorio Prudencial para el Sector Bancario”.

Según Rui Minguêns, el proceso de revisión y actualización de las normas y procedimientos de supervisión prudencial, iniciado este año, tiene como objetivo ayudar a asegurar la implementación efectiva de las mejores prácticas internacionales.

Explicó que el principal objetivo de la equivalencia es facilitar la actividad transfronteriza de las instituciones financieras, creando un entorno prudencial común sólido, que requiere que terceros países adopten los mismos altos estándares de normas prudenciales vigentes en la Unión Europea (UE).

El directivo, que intervino en el programa del Ciclo Anual de Conferencias BNA, Rui, destacó que la creación de un marco regulatorio prudencial alineado con los requisitos de equivalencia europeos, así como las recomendaciones de Basilea, se definieron como los principales objetivos.

La Ley del Régimen General de Instituciones Financieras, en su artículo 45º, determina que el ordenamiento jurídico del sistema financiero angoleño acepta las recomendaciones de organismos internacionales cuyo propósito es fortalecer la seguridad y estabilidad del sistema financiero angoleño, salvaguardando el poder regulador de el BNA.

Según Rui Minguêns, la reciente publicación de los Avisos 8/21 y 10/21 sobre Requisitos Prudenciales y Gobierno Corporativo, respectivamente, demanda un esfuerzo considerable en el ajuste de procesos, procedimientos, sistemas y recursos.

Estas nuevas reglas, agregó, conducirán a cambios en la gestión de las Instituciones Financieras, habiéndose definido la obligación de cumplimiento efectivo establecida en las mismas, hasta el 31 de Diciembre de 2021.

Con este objetivo, continuó, el BNA está ajustando sus políticas, procedimientos y prácticas en el área de supervisión micro y macroprudencial, respondiendo así a los requerimientos que emanan de los principales organismos internacionales, transpuestos al ordenamiento jurídico, a través de la Régimen General de Instituciones Financieras.

Los temas tratados en este webinar fueron la estructura corporativa de las instituciones bancarias, el gobierno corporativo y la transición de Basilea III al orden legal de la Unión Europea.

Esta información fue adelantada hoy por el vicegobernador del BNA, Rui Minguêns, en la apertura del webinar sobre “El Nuevo Marco Regulatorio Prudencial para el Sector Bancario”.

Según Rui Minguêns, el proceso de revisión y actualización de las normas y procedimientos de supervisión prudencial, iniciado este año, tiene como objetivo ayudar a asegurar la implementación efectiva de las mejores prácticas internacionales.

Explicó que el principal objetivo de la equivalencia es facilitar la actividad transfronteriza de las instituciones financieras, creando un entorno prudencial común sólido, que requiere que terceros países adopten los mismos altos estándares de normas prudenciales vigentes en la Unión Europea (UE).

El directivo, que intervino en el programa del Ciclo Anual de Conferencias BNA, Rui, destacó que la creación de un marco regulatorio prudencial alineado con los requisitos de equivalencia europeos, así como las recomendaciones de Basilea, se definieron como los principales objetivos.

La Ley del Régimen General de Instituciones Financieras, en su artículo 45º, determina que el ordenamiento jurídico del sistema financiero angoleño acepta las recomendaciones de organismos internacionales cuyo propósito es fortalecer la seguridad y estabilidad del sistema financiero angoleño, salvaguardando el poder regulador de el BNA.

Según Rui Minguêns, la reciente publicación de los Avisos 8/21 y 10/21 sobre Requisitos Prudenciales y Gobierno Corporativo, respectivamente, demanda un esfuerzo considerable en el ajuste de procesos, procedimientos, sistemas y recursos.

Estas nuevas reglas, agregó, conducirán a cambios en la gestión de las Instituciones Financieras, habiéndose definido la obligación de cumplimiento efectivo establecida en las mismas, hasta el 31 de Diciembre de 2021.

Con este objetivo, continuó, el BNA está ajustando sus políticas, procedimientos y prácticas en el área de supervisión micro y macroprudencial, respondiendo así a los requerimientos que emanan de los principales organismos internacionales, transpuestos al ordenamiento jurídico, a través de la Régimen General de Instituciones Financieras.

Los temas tratados en este webinar fueron la estructura corporativa de las instituciones bancarias, el gobierno corporativo y la transición de Basilea III al orden legal de la Unión Europea.