Ejecutivo prevé crecimiento negativo de 3.3%

  • Manuel Nunes Junior, Ministro de Estado Para Coordenacao Economica
Luanda - El Ejecutivo angoleño prevé, para el año 2021, un crecimiento negativo del 3,3 por ciento del Presupuesto General del Estado (PGE), por quinto año consecutivo.

Esta información fue dada, este martes, por el ministro de Coordinación Económica, Manuel Nunes Júnior, hablando en la Asamblea Nacional en representación del Presidente de la República, en relación al PGE 2021.

Con la presente propuesta del PGE 2021, según Manuel Nunes, quien presentó el mensaje del Presidente de la República a la Asamblea Nacional, el Ejecutivo quiere seguir con los dos “grandes objetivos” de su acción de gobierno, relacionados con el proceso de consolidación fiscal, con un enfoque en el control de la deuda pública y la revitalización de la vida productiva del país, con miras a incrementar la producción nacional, en particular el sector no petrolífero.

En el campo de la política tributaria, el Ejecutivo angoleño espera seguir prestando especial atención al aumento de la eficiencia y justicia tributaria, mejorando la evaluación de la administración tributaria y el sistema de exenciones tributarias, consolidando la implementación de las reformas llevadas a cabo en los últimos años.

La propuesta del PGE 2021 prevé el 18,8% del gasto total del sector social, lo que equivale al 39,5% del primer gasto fiscal, dando prioridad a la mejora de los sistemas de salud, educación, vivienda y protección social.

Con el récord negativo de crecimiento económico, desde 2016, para 2021, todavía hay un crecimiento global nulo, pero con previsiones satisfactorias del sector no petrolero en 2,1%, mientras que el sector petrolero tendrá un récord negativo.

Para el 2021, se prevé el inicio de la reforma del crecimiento económico de Angola, concretamente en los sectores de agricultura, agropecuaria, industria, pesca, extractivo, manufactura, construcción, turismo y otros sectores que son intensivos en mano de obra.  

Para la cartera de proyectos de inversión pública, el Ejecutivo garantiza continuar priorizando acciones con potencial para reducir los costos operativos de las empresas, lo que puede contribuir a una mayor atracción de inversiones nacionales y extranjeras.

Se trata de inversiones estructurales como proyectos hidroeléctricos, con énfasis en Laúca y Caculo-Cabaça y sus grandes líneas de transporte, sistemas de tratamiento y distribución de agua, como Kilonga Grande, para la rehabilitación de carreteras nacionales como la 230 y 120.

Para este año, según Manuel Júnior, está previsto iniciar las obras del Puerto de Namibe, así como la construcción de perímetros de regadío, entre otras actuaciones.

El Programa de Intervención Integrada para Municipios (PIIM) y otra iniciativa a la que el Ejecutivo espera seguir prestando atención, con el fin de satisfacer mejor las prioridades a nivel local.

En comparación con el Revisado PGE 2020, el Ejecutivo propone que el programa de Inversión Pública crezca en más del 3.0%.

Para el Ejecutivo, uno de los principales desafíos en cuanto a la sostenibilidad de las finanzas públicas es la evolución en términos del nivel de endeudamiento del Estado, que se espera que aumente en un 123% del PIB al cierre del período actual, a pesar de las diversas acciones emprendidas, para la mejora del perfil de la deuda, con énfasis en la intensificación del diálogo con los principales socios y el control de los niveles de deficiencia fiscal.

También como resultado del rigor y prudencia que el Ejecutivo dice haber impreso, entre 2018 y 2019, las cuentas públicas registraron saldos fiscales positivos, lo que impidió una mayor aceleración de la deuda del país.

Valorado en 14.780 millones de kwanzas, la presente propuesta de Presupuesto del Estado fija el precio medio de referencia del petróleo en 39 dólares y prioriza, una vez más, los sectores social y económico.

El PGE2021 tiene ingresos y gastos un 9,9 por ciento más altos que el PGE 2020 revisado.

Del gasto fiscal total esperado, el 38,5 por ciento se asignará al sector social y el porcentaje al sector económico.

El PGE es el principal instrumento de la política económica y financiera del Estado angoleño que, expresada en términos de valores, durante un período de tiempo definido, demuestra el plan de acción a ejecutar y determina las fuentes de financiamiento.

Esta información fue dada, este martes, por el ministro de Coordinación Económica, Manuel Nunes Júnior, hablando en la Asamblea Nacional en representación del Presidente de la República, en relación al PGE 2021.

Con la presente propuesta del PGE 2021, según Manuel Nunes, quien presentó el mensaje del Presidente de la República a la Asamblea Nacional, el Ejecutivo quiere seguir con los dos “grandes objetivos” de su acción de gobierno, relacionados con el proceso de consolidación fiscal, con un enfoque en el control de la deuda pública y la revitalización de la vida productiva del país, con miras a incrementar la producción nacional, en particular el sector no petrolífero.

En el campo de la política tributaria, el Ejecutivo angoleño espera seguir prestando especial atención al aumento de la eficiencia y justicia tributaria, mejorando la evaluación de la administración tributaria y el sistema de exenciones tributarias, consolidando la implementación de las reformas llevadas a cabo en los últimos años.

La propuesta del PGE 2021 prevé el 18,8% del gasto total del sector social, lo que equivale al 39,5% del primer gasto fiscal, dando prioridad a la mejora de los sistemas de salud, educación, vivienda y protección social.

Con el récord negativo de crecimiento económico, desde 2016, para 2021, todavía hay un crecimiento global nulo, pero con previsiones satisfactorias del sector no petrolero en 2,1%, mientras que el sector petrolero tendrá un récord negativo.

Para el 2021, se prevé el inicio de la reforma del crecimiento económico de Angola, concretamente en los sectores de agricultura, agropecuaria, industria, pesca, extractivo, manufactura, construcción, turismo y otros sectores que son intensivos en mano de obra.  

Para la cartera de proyectos de inversión pública, el Ejecutivo garantiza continuar priorizando acciones con potencial para reducir los costos operativos de las empresas, lo que puede contribuir a una mayor atracción de inversiones nacionales y extranjeras.

Se trata de inversiones estructurales como proyectos hidroeléctricos, con énfasis en Laúca y Caculo-Cabaça y sus grandes líneas de transporte, sistemas de tratamiento y distribución de agua, como Kilonga Grande, para la rehabilitación de carreteras nacionales como la 230 y 120.

Para este año, según Manuel Júnior, está previsto iniciar las obras del Puerto de Namibe, así como la construcción de perímetros de regadío, entre otras actuaciones.

El Programa de Intervención Integrada para Municipios (PIIM) y otra iniciativa a la que el Ejecutivo espera seguir prestando atención, con el fin de satisfacer mejor las prioridades a nivel local.

En comparación con el Revisado PGE 2020, el Ejecutivo propone que el programa de Inversión Pública crezca en más del 3.0%.

Para el Ejecutivo, uno de los principales desafíos en cuanto a la sostenibilidad de las finanzas públicas es la evolución en términos del nivel de endeudamiento del Estado, que se espera que aumente en un 123% del PIB al cierre del período actual, a pesar de las diversas acciones emprendidas, para la mejora del perfil de la deuda, con énfasis en la intensificación del diálogo con los principales socios y el control de los niveles de deficiencia fiscal.

También como resultado del rigor y prudencia que el Ejecutivo dice haber impreso, entre 2018 y 2019, las cuentas públicas registraron saldos fiscales positivos, lo que impidió una mayor aceleración de la deuda del país.

Valorado en 14.780 millones de kwanzas, la presente propuesta de Presupuesto del Estado fija el precio medio de referencia del petróleo en 39 dólares y prioriza, una vez más, los sectores social y económico.

El PGE2021 tiene ingresos y gastos un 9,9 por ciento más altos que el PGE 2020 revisado.

Del gasto fiscal total esperado, el 38,5 por ciento se asignará al sector social y el porcentaje al sector económico.

El PGE es el principal instrumento de la política económica y financiera del Estado angoleño que, expresada en términos de valores, durante un período de tiempo definido, demuestra el plan de acción a ejecutar y determina las fuentes de financiamiento.