Ingresos por turismo caen en más del 52 por ciento

Ondjiva - Un millón 693 mil 039 kwanzas es el ingreso recaudado en 2020, por el sector hotelero y turístico en la provincia de Cunene, una disminución de un millón, 513 mil y 959 kwanzas con relación a 2019.

El valor resulta de la concesión y renovación de licencias de ocho empresas del sector restaurantero y afines, que generaron 42 puestos de trabajo.

En declaraciones a la ANGOP, el director de la oficina de Juventud y Deportes, Hotelería y Turismo de Cunene, Marcelino dos Santos, dijo que los indicadores apuntan a una reducción del 52,79 por ciento, como resultado del Covid-19.

Recordó que las medidas de prevención de virus dictaron el cierre de fronteras y confinamiento social, lo que terminó restringiendo significativamente los servicios hoteleros.

Ante la situación, dijo, se cerraron 13 hoteles y se despidió a 62 personas.

Pese a estos indicadores, destacó que el desafío para el 2021 es hacer más atractivas las áreas turísticas, con miras a potenciar el potencial de la región.

Para ello, destacó la necesidad de que las administraciones locales trabajen en la mejora de las rutas de acceso a las zonas turísticas de la región, como las Cataratas de Ruacana, Monte Negro y Parque Mupa.

Hoteleros estiman pérdidas superiores al 90 por ciento

Con las medidas de restricción impuestas por Covid-19, los gerentes de la cadena hotelera en la ciudad capital de Cunene apuntan a pérdidas superiores al 90 por ciento de los ingresos durante el año 2020.

En declaraciones a Angop, el director general del Hotel “Águia Verde”, Pedro Brandes, dijo que, de Marzo a Diciembre de 2020, el registro de huéspedes fue nulo y el restaurante redujo la producción.

Según el responsable, esta exigencia ha perjudicado en gran medida las finanzas de las empresas, con una caída de la facturación mensual por debajo del cinco por ciento.

Como resultado, la facturación mensual, que anteriormente era de 10 a 15 millones de kwanzas, fue inferior a un millón, gracias a algunos eventos y comidas.

Recordó que la provincia de Cunene es vista como un puente para la entrada y salida de nacionales y extranjeros de Angola hacia otros países de la SADC por vía terrestre, siendo la mayoría de los clientes del hotel provenientes de Luanda, Namibia y Sudáfrica.

Pedro Brandes dijo que las dificultades también obligaron al despido de trabajadores, a tiempo completo, optando por el régimen de ingresos, con una cantidad de solo 45 trabajadores de 100 controlados.

"Lo que venimos haciendo es pagar al menos el salario base para que sobrevivan durante este período y eviten los despidos", sostuvo.

A su vez, João Baptista, inspector general de “Vila Okapale”, indicó que debido a la pandemia, el volumen de ingresos cayó entre 90 y 97 por ciento, con una tasa de ocupación de habitaciones de menos del dos por ciento.

El gerente dice que desde el inicio de la pandemia, han pasado meses sin un solo huésped, creando varias dificultades para la empresa que tiene impuestos, energía, agua, mantenimiento de infraestructura y compromisos con los trabajadores.

La provincia de Cunene tiene una capacidad de alojamiento de 589 habitaciones disponibles, haciendo 707 plazas, distribuidas en dos hoteles de dos estrellas, 36 pensiones, nueve casas de huéspedes, así como 165 bares y similares.

El valor resulta de la concesión y renovación de licencias de ocho empresas del sector restaurantero y afines, que generaron 42 puestos de trabajo.

En declaraciones a la ANGOP, el director de la oficina de Juventud y Deportes, Hotelería y Turismo de Cunene, Marcelino dos Santos, dijo que los indicadores apuntan a una reducción del 52,79 por ciento, como resultado del Covid-19.

Recordó que las medidas de prevención de virus dictaron el cierre de fronteras y confinamiento social, lo que terminó restringiendo significativamente los servicios hoteleros.

Ante la situación, dijo, se cerraron 13 hoteles y se despidió a 62 personas.

Pese a estos indicadores, destacó que el desafío para el 2021 es hacer más atractivas las áreas turísticas, con miras a potenciar el potencial de la región.

Para ello, destacó la necesidad de que las administraciones locales trabajen en la mejora de las rutas de acceso a las zonas turísticas de la región, como las Cataratas de Ruacana, Monte Negro y Parque Mupa.

Hoteleros estiman pérdidas superiores al 90 por ciento

Con las medidas de restricción impuestas por Covid-19, los gerentes de la cadena hotelera en la ciudad capital de Cunene apuntan a pérdidas superiores al 90 por ciento de los ingresos durante el año 2020.

En declaraciones a Angop, el director general del Hotel “Águia Verde”, Pedro Brandes, dijo que, de Marzo a Diciembre de 2020, el registro de huéspedes fue nulo y el restaurante redujo la producción.

Según el responsable, esta exigencia ha perjudicado en gran medida las finanzas de las empresas, con una caída de la facturación mensual por debajo del cinco por ciento.

Como resultado, la facturación mensual, que anteriormente era de 10 a 15 millones de kwanzas, fue inferior a un millón, gracias a algunos eventos y comidas.

Recordó que la provincia de Cunene es vista como un puente para la entrada y salida de nacionales y extranjeros de Angola hacia otros países de la SADC por vía terrestre, siendo la mayoría de los clientes del hotel provenientes de Luanda, Namibia y Sudáfrica.

Pedro Brandes dijo que las dificultades también obligaron al despido de trabajadores, a tiempo completo, optando por el régimen de ingresos, con una cantidad de solo 45 trabajadores de 100 controlados.

"Lo que venimos haciendo es pagar al menos el salario base para que sobrevivan durante este período y eviten los despidos", sostuvo.

A su vez, João Baptista, inspector general de “Vila Okapale”, indicó que debido a la pandemia, el volumen de ingresos cayó entre 90 y 97 por ciento, con una tasa de ocupación de habitaciones de menos del dos por ciento.

El gerente dice que desde el inicio de la pandemia, han pasado meses sin un solo huésped, creando varias dificultades para la empresa que tiene impuestos, energía, agua, mantenimiento de infraestructura y compromisos con los trabajadores.

La provincia de Cunene tiene una capacidad de alojamiento de 589 habitaciones disponibles, haciendo 707 plazas, distribuidas en dos hoteles de dos estrellas, 36 pensiones, nueve casas de huéspedes, así como 165 bares y similares.