Malanje: FAO considera frágil el sistema alimentario del país

  • Bens Alimentares
Malanje - El representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), Anastácio Roque, dijo este lunes en Malanje que el sistema de alimentación y nutrición del país es frágil debido a varios factores.

El responsable, que habló durante el taller regional sobre "Sistemas alimentarios y consultas públicas sobre la estrategia nacional de seguridad alimentaria y nutricional (ENSAN II) - Angola 2030", señaló como agravante la pandemia Covid-19.

Destacó que Angola es un país con potencial para el desarrollo agrícola y el empleo de muchos ciudadanos, por lo que debe asumir un compromiso prioritario para transformar la estructura actual de producción y consumo sostenible de alimentos y superar los problemas del hambre y la pobreza.

“Las políticas de sistemas alimentarios deben abordar la necesidad de reducir la pobreza, eliminar el hambre, reducir la desnutrición y mejorar la salud mediante el estudio de las enfermedades relacionadas con la alimentación, la conservación, la biodiversidad, la restauración de ecosistemas, el afrontamiento de las crisis climáticas y el fortalecimiento de la energía en las zonas urbanas y rurales”, el esta estresado.

Sin embargo, opina que los efectos del Covid-19 hoy demuestran la fragilidad del sistema alimentario del país, la volatilidad de los precios de los alimentos y el petróleo, el cambio en las dietas tradicionales y el aumento de enfermedades derivadas de la desnutrición.

Por ello, agregó, "hay una necesidad urgente de imprimir más dinámica y mayor interacción entre los gobiernos, y una mayor eficiencia en la acción del Estado y la sociedad en la garantía del derecho a la alimentación, hacia el desarrollo sostenible del país a través de su sistema alimentario".

A su vez, el secretario de Estado de Agricultura por Recursos Forestales, André de Jesus Moda, dijo que el país viene trabajando para superar el problema de la alimentación, y por ello impulsa este taller para recabar opiniones que contribuyan a la concreción de este objetivo con la lucha contra la pobreza.

En este camino, destacó que la seguridad alimentaria es ahora el cartel de conversación sobre la dieta deseada y necesaria en el país para traer energía sostenible y alargar la vida de los ciudadanos.

Sin embargo, argumenta que como resultado de las resoluciones emitidas por las cumbres internacionales, todo ciudadano debe tener derecho al acceso a alimentos seguros y nutritivos, en consonancia con el derecho a una alimentación adecuada y fundamental que libere a la persona del hambre.

El taller sobre sistemas alimentarios está siendo promovido por el Ministerio de Agricultura y la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación), con el objetivo de discutir y recabar opiniones sobre formas de erradicar el hambre y promover la resiliencia alimentaria en el país.

El evento tiene una duración de tres días e incluye la participación de técnicos agrícolas de las provincias de Malanje, Lunda Norte, Lunda Sur, Cuanza Norte y Moxico, así como directores provinciales, funcionarios del Ministerio de Agricultura y representantes de Naciones Unidas y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Se ejecuta desde el lunes bajo el lema “La contribución de la agricultura en los sistemas alimentarios”, y aborda temas relacionados con la contribución de la agricultura, la ganadería, la pesca y la acuicultura en el sistema alimentario.

El responsable, que habló durante el taller regional sobre "Sistemas alimentarios y consultas públicas sobre la estrategia nacional de seguridad alimentaria y nutricional (ENSAN II) - Angola 2030", señaló como agravante la pandemia Covid-19.

Destacó que Angola es un país con potencial para el desarrollo agrícola y el empleo de muchos ciudadanos, por lo que debe asumir un compromiso prioritario para transformar la estructura actual de producción y consumo sostenible de alimentos y superar los problemas del hambre y la pobreza.

“Las políticas de sistemas alimentarios deben abordar la necesidad de reducir la pobreza, eliminar el hambre, reducir la desnutrición y mejorar la salud mediante el estudio de las enfermedades relacionadas con la alimentación, la conservación, la biodiversidad, la restauración de ecosistemas, el afrontamiento de las crisis climáticas y el fortalecimiento de la energía en las zonas urbanas y rurales”, el esta estresado.

Sin embargo, opina que los efectos del Covid-19 hoy demuestran la fragilidad del sistema alimentario del país, la volatilidad de los precios de los alimentos y el petróleo, el cambio en las dietas tradicionales y el aumento de enfermedades derivadas de la desnutrición.

Por ello, agregó, "hay una necesidad urgente de imprimir más dinámica y mayor interacción entre los gobiernos, y una mayor eficiencia en la acción del Estado y la sociedad en la garantía del derecho a la alimentación, hacia el desarrollo sostenible del país a través de su sistema alimentario".

A su vez, el secretario de Estado de Agricultura por Recursos Forestales, André de Jesus Moda, dijo que el país viene trabajando para superar el problema de la alimentación, y por ello impulsa este taller para recabar opiniones que contribuyan a la concreción de este objetivo con la lucha contra la pobreza.

En este camino, destacó que la seguridad alimentaria es ahora el cartel de conversación sobre la dieta deseada y necesaria en el país para traer energía sostenible y alargar la vida de los ciudadanos.

Sin embargo, argumenta que como resultado de las resoluciones emitidas por las cumbres internacionales, todo ciudadano debe tener derecho al acceso a alimentos seguros y nutritivos, en consonancia con el derecho a una alimentación adecuada y fundamental que libere a la persona del hambre.

El taller sobre sistemas alimentarios está siendo promovido por el Ministerio de Agricultura y la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación), con el objetivo de discutir y recabar opiniones sobre formas de erradicar el hambre y promover la resiliencia alimentaria en el país.

El evento tiene una duración de tres días e incluye la participación de técnicos agrícolas de las provincias de Malanje, Lunda Norte, Lunda Sur, Cuanza Norte y Moxico, así como directores provinciales, funcionarios del Ministerio de Agricultura y representantes de Naciones Unidas y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Se ejecuta desde el lunes bajo el lema “La contribución de la agricultura en los sistemas alimentarios”, y aborda temas relacionados con la contribución de la agricultura, la ganadería, la pesca y la acuicultura en el sistema alimentario.