Ingresos fiscales respaldan el 53,58% del PGE 2021

  • ministra das Finanças,Vera Daves
Luanda - El Presupuesto General del Estado (PGE) 2021, cuya propuesta está en consideración en el Parlamento, podría financiarse con el 53,58% de los ingresos fiscales, unos 7.922 billones de Kwanzas, anunció en Luanda, la ministra de Finanzas Vera Daves.

Según la gobernante, que habló este martes, ante los diputados de la Asamblea Nacional, la propuesta, estimada en 14.700 millones de kwanzas (aumento del 9,9%), aún tendrá un valor de 6.863 billones de kwanzas de ingresos de financiamiento.

En comparación con el plan de proyección financiera revisado para 2020, dijo la ministra en la sesión de apreciación y votación de la Propuesta de Ley del PGE 2021, en general, hay una reducción del 6.4% en las necesidades brutas de financiamiento.

Este plan de financiamiento, explicó Vera Daves, refleja el aumento significativo de los ingresos tributarios, de alrededor del 29,3%, y la contracción de los ingresos en deuda del 15,65% respecto al PGE revisado 2020.

En esta propuesta de la PGE 2021, el Ejecutivo favorece el gasto de capital, con un incremento del 3,3%, reconociendo el importante papel de la inversión pública, como vehículo impulsor del crecimiento.

Por estos gastos, se espera que alcance los 1.511 billones de kwanzas, en comparación con el PGE aún vigente.

“Aún no es el escenario ideal, pero creemos que se vuelve eficiente en la realización de este gasto y podemos tener un impacto social y económico con la realización del mismo”, pronosticó Vera Daves.

En relación al gasto en amortizaciones de capital de la deuda, incluido el pago de intereses, dijo que el peso de la deuda se reduce del 55,9% al 52,5% del total de PGE.

Vera Daves justificó que la referida reducción permitirá la liberación de espacio fiscal, para el gasto de capital de manera cuidadosa y rigurosa, además de presentarse como un multiplicador sobre la economía y la creación de empleo.

Desde una perspectiva funcional, la PGE 2021 mantiene al sector social con mayor peso con el 39,5% del gasto fiscal primario, con un presupuesto del orden de 2.776 millones de Kwanza, correspondiente al 18,8% del gasto total y al 6,6% del PIB.

Con este gasto, el sector salud registró un incremento del 3%, hasta los 841,6 mil millones de Kwanzas, con inversiones enfocadas en combatir la pandemia Covid-19 y otras enfermedades endémicas.

El sector de educación y protección social también registró un aumento del 16% y 32,6%, respectivamente.

Con el aumento visto en el sector de protección social, el Ejecutivo dice que sigue firmemente comprometido con el logro del desarrollo integral en el país, en desacuerdo con el programa Kwenda, que prevé apoyar a más de 1.600 mil familias vulnerables en varios municipios del país.

Para el sector económico, el gasto fiscal primario se estima en alrededor del 15,5%, con el 17,4% del gasto total, con 1.09089 millones de Kwanzas, frente a la apropiación asignada en la PGE actual.

Este comportamiento, según la titular de Finanzas, se debe al fortalecimiento del dinamismo de la economía nacional sustentado en decisiones consideradas estratégicas.

En el contexto de las estrategias planteadas, la agricultura, la silvicultura, la pesca y la caza absorberán un aumento del 6,3% de su presupuesto, rito de su papel en la lucha contra la pobreza y la seguridad alimentaria.

Entorno de incertidumbre

Al igual que en el ejercicio anterior, el Ejecutivo dice que el país enfrenta un presupuesto desafiante, en un entorno de incertidumbre.

Las proyecciones recientes del BNA apuntan a una tasa de inflación cercana al 18,7% en 2021, producto de shocks en la oferta de muchos sectores que continúan enfrentando serios desafíos derivados de distorsiones en la cadena de suministro de materias primas y mano de obra.

En el sector real de la economía, se espera que los hidrocarburos y el gas se contraigan 6.2%, mientras que los otros sectores pueden carecer de 2.1%, con énfasis en los sectores de agricultura, pesca, diamantes, manufactura y construcción.

Incluso con estas cifras, aún se espera un estancamiento macroeconómico, contrario al ciclo de recesión que se venía observando desde 2016.

La política del Ejecutivo se basará en dos pilares, el de profundizar la consolidación fiscal y la actividad macroeconómica y el de reactivar el sector productivo y diversificar la economía.

Según la gobernante, que habló este martes, ante los diputados de la Asamblea Nacional, la propuesta, estimada en 14.700 millones de kwanzas (aumento del 9,9%), aún tendrá un valor de 6.863 billones de kwanzas de ingresos de financiamiento.

En comparación con el plan de proyección financiera revisado para 2020, dijo la ministra en la sesión de apreciación y votación de la Propuesta de Ley del PGE 2021, en general, hay una reducción del 6.4% en las necesidades brutas de financiamiento.

Este plan de financiamiento, explicó Vera Daves, refleja el aumento significativo de los ingresos tributarios, de alrededor del 29,3%, y la contracción de los ingresos en deuda del 15,65% respecto al PGE revisado 2020.

En esta propuesta de la PGE 2021, el Ejecutivo favorece el gasto de capital, con un incremento del 3,3%, reconociendo el importante papel de la inversión pública, como vehículo impulsor del crecimiento.

Por estos gastos, se espera que alcance los 1.511 billones de kwanzas, en comparación con el PGE aún vigente.

“Aún no es el escenario ideal, pero creemos que se vuelve eficiente en la realización de este gasto y podemos tener un impacto social y económico con la realización del mismo”, pronosticó Vera Daves.

En relación al gasto en amortizaciones de capital de la deuda, incluido el pago de intereses, dijo que el peso de la deuda se reduce del 55,9% al 52,5% del total de PGE.

Vera Daves justificó que la referida reducción permitirá la liberación de espacio fiscal, para el gasto de capital de manera cuidadosa y rigurosa, además de presentarse como un multiplicador sobre la economía y la creación de empleo.

Desde una perspectiva funcional, la PGE 2021 mantiene al sector social con mayor peso con el 39,5% del gasto fiscal primario, con un presupuesto del orden de 2.776 millones de Kwanza, correspondiente al 18,8% del gasto total y al 6,6% del PIB.

Con este gasto, el sector salud registró un incremento del 3%, hasta los 841,6 mil millones de Kwanzas, con inversiones enfocadas en combatir la pandemia Covid-19 y otras enfermedades endémicas.

El sector de educación y protección social también registró un aumento del 16% y 32,6%, respectivamente.

Con el aumento visto en el sector de protección social, el Ejecutivo dice que sigue firmemente comprometido con el logro del desarrollo integral en el país, en desacuerdo con el programa Kwenda, que prevé apoyar a más de 1.600 mil familias vulnerables en varios municipios del país.

Para el sector económico, el gasto fiscal primario se estima en alrededor del 15,5%, con el 17,4% del gasto total, con 1.09089 millones de Kwanzas, frente a la apropiación asignada en la PGE actual.

Este comportamiento, según la titular de Finanzas, se debe al fortalecimiento del dinamismo de la economía nacional sustentado en decisiones consideradas estratégicas.

En el contexto de las estrategias planteadas, la agricultura, la silvicultura, la pesca y la caza absorberán un aumento del 6,3% de su presupuesto, rito de su papel en la lucha contra la pobreza y la seguridad alimentaria.

Entorno de incertidumbre

Al igual que en el ejercicio anterior, el Ejecutivo dice que el país enfrenta un presupuesto desafiante, en un entorno de incertidumbre.

Las proyecciones recientes del BNA apuntan a una tasa de inflación cercana al 18,7% en 2021, producto de shocks en la oferta de muchos sectores que continúan enfrentando serios desafíos derivados de distorsiones en la cadena de suministro de materias primas y mano de obra.

En el sector real de la economía, se espera que los hidrocarburos y el gas se contraigan 6.2%, mientras que los otros sectores pueden carecer de 2.1%, con énfasis en los sectores de agricultura, pesca, diamantes, manufactura y construcción.

Incluso con estas cifras, aún se espera un estancamiento macroeconómico, contrario al ciclo de recesión que se venía observando desde 2016.

La política del Ejecutivo se basará en dos pilares, el de profundizar la consolidación fiscal y la actividad macroeconómica y el de reactivar el sector productivo y diversificar la economía.