EUA/Elecciones: Electores esperan resultados rápidos y sin violencia

  • Arte de Fotos del Ex-presidente Norteamericano, Donald Trump (Izq) y del presidente, Joe Biden.
Washington - Una hora antes del cierre de las urnas a las 9 pm en Nueva York (3 am en Angola), Richard espera una "victoria decisiva" esta noche, para que Estados Unidos no sea "suspendido por semanas o meses".

El martes fue un día tranquilo y con la mayor normalidad posible en Nueva York, pero durante el día se cortaron y ensamblaron tablas de madera contrachapada para proteger los escaparates de las tiendas, por temor a que se repitiera lo que sucedió al comienzo de durante las protestas contra la violencia racista, marcadas por incidentes violentos de vandalismo y saqueos.

Richard Allen, un estudiante de 41 años, le dice a Lusa, momentos antes de unirse a una cola para votar, que "no tiene idea" de lo que podría suceder en Nueva York y el resto de Estados Unidos, pero espera resultados decisivos para que el El país no está "atado durante semanas o meses en las deliberaciones, relatos e intervenciones de la Corte Suprema".

Las elecciones en Estados Unidos son vistas como un referéndum sobre la presidencia de Donald Trump del Partido Republicano, que busca la reelección, mientras que la mayoría de las encuestas auguran la victoria de Joe Biden del Partido Demócrata.

"Honestamente, no tengo la menor idea. No esperaba que Trump ganara la última vez y parece imposible de nuevo, pero ciertamente no es imposible", considera Richard Allen.

A pesar de la esperanza de Richard y de muchos otros estadounidenses, los expertos han considerado durante meses que es muy probable que se repita el escenario de las elecciones de 2000, cuando el demócrata Al Gore y el republicano George Bush entraron en disputas legales que solo fueron terminó con una decisión de la Corte Suprema un mes después del día de las elecciones.

Las placas contrachapada, instaladas delante o detrás de las ventanas, dan la impresión de que la ciudad está cerrada, pero por este motivo, los propietarios han publicado avisos de "estamos abiertos".

Para Richard, estas barricadas parecen mostrar un ambiente más "alarmista" de lo que se justifica, ya que "Nueva York ha sido, en su mayor parte, muy tranquila y responsable durante toda la pandemia".

Sin embargo, "dependiendo de lo que pase", la gente puede salir a protestar en varias partes del país, dice Richard.

Elizabeth Benasse fue una de las más de 100 millones de personas que votaron por adelantado este año en Estados Unidos.

El cantante de 33 años considera que los estadounidenses "participaron con fuerza" en las primeras votaciones "para sentirse más seguros" y para dar más libertad a quienes hoy prefirieron votar en persona.

“Me hace gracia, porque llevo mucho tiempo en Nueva York y este ha sido uno de los años más duros hasta ahora”, dice el estadounidense, hablando de sentimientos contradictorios que sienten los habitantes.

Elizabeth no se deja intimidar por las barricadas instaladas en todas las avenidas y calles del centro de Nueva York, pero "lo que de verdad da miedo" para la cantante son las paradas de coche con banderas y consignas de campaña para frenar el tráfico, como sucedió recientemente en algunas partes de la ciudad.

"Los comercios  y negocios aquí están tratando de ser más cuidadosos", comenta Elizabeth, y agrega que se sintió segura durante las grandes protestas que ocurrían a diario en el verano y pasaban por su casa.

Las unidades policiales han sido reforzadas y están desplegadas en varios lugares estratégicos de Nueva York, mientras que el alcalde 'Bill de Blasio dijo que no había "ninguna razón en particular" para que las empresas se protegieran con barricadas, esperando que, si hubiera manifestaciones, se llevaran a cabo de forma pacífica.

El martes fue un día tranquilo y con la mayor normalidad posible en Nueva York, pero durante el día se cortaron y ensamblaron tablas de madera contrachapada para proteger los escaparates de las tiendas, por temor a que se repitiera lo que sucedió al comienzo de durante las protestas contra la violencia racista, marcadas por incidentes violentos de vandalismo y saqueos.

Richard Allen, un estudiante de 41 años, le dice a Lusa, momentos antes de unirse a una cola para votar, que "no tiene idea" de lo que podría suceder en Nueva York y el resto de Estados Unidos, pero espera resultados decisivos para que el El país no está "atado durante semanas o meses en las deliberaciones, relatos e intervenciones de la Corte Suprema".

Las elecciones en Estados Unidos son vistas como un referéndum sobre la presidencia de Donald Trump del Partido Republicano, que busca la reelección, mientras que la mayoría de las encuestas auguran la victoria de Joe Biden del Partido Demócrata.

"Honestamente, no tengo la menor idea. No esperaba que Trump ganara la última vez y parece imposible de nuevo, pero ciertamente no es imposible", considera Richard Allen.

A pesar de la esperanza de Richard y de muchos otros estadounidenses, los expertos han considerado durante meses que es muy probable que se repita el escenario de las elecciones de 2000, cuando el demócrata Al Gore y el republicano George Bush entraron en disputas legales que solo fueron terminó con una decisión de la Corte Suprema un mes después del día de las elecciones.

Las placas contrachapada, instaladas delante o detrás de las ventanas, dan la impresión de que la ciudad está cerrada, pero por este motivo, los propietarios han publicado avisos de "estamos abiertos".

Para Richard, estas barricadas parecen mostrar un ambiente más "alarmista" de lo que se justifica, ya que "Nueva York ha sido, en su mayor parte, muy tranquila y responsable durante toda la pandemia".

Sin embargo, "dependiendo de lo que pase", la gente puede salir a protestar en varias partes del país, dice Richard.

Elizabeth Benasse fue una de las más de 100 millones de personas que votaron por adelantado este año en Estados Unidos.

El cantante de 33 años considera que los estadounidenses "participaron con fuerza" en las primeras votaciones "para sentirse más seguros" y para dar más libertad a quienes hoy prefirieron votar en persona.

“Me hace gracia, porque llevo mucho tiempo en Nueva York y este ha sido uno de los años más duros hasta ahora”, dice el estadounidense, hablando de sentimientos contradictorios que sienten los habitantes.

Elizabeth no se deja intimidar por las barricadas instaladas en todas las avenidas y calles del centro de Nueva York, pero "lo que de verdad da miedo" para la cantante son las paradas de coche con banderas y consignas de campaña para frenar el tráfico, como sucedió recientemente en algunas partes de la ciudad.

"Los comercios  y negocios aquí están tratando de ser más cuidadosos", comenta Elizabeth, y agrega que se sintió segura durante las grandes protestas que ocurrían a diario en el verano y pasaban por su casa.

Las unidades policiales han sido reforzadas y están desplegadas en varios lugares estratégicos de Nueva York, mientras que el alcalde 'Bill de Blasio dijo que no había "ninguna razón en particular" para que las empresas se protegieran con barricadas, esperando que, si hubiera manifestaciones, se llevaran a cabo de forma pacífica.