Kosovo: PR renuncia para responder por crímenes contra humanidad

  • Sómbolo da Justica
Prístina - El presidente de Kosovo, Hashim Thaci, líder guerrillero durante la guerra por la independencia de Serbia en la década de 1990, renunció hoy para enfrentar cargos de crímenes de guerra y lesa humanidad en un tribunal especial en La Haya.

Ex líder del Ejército de Liberación de Kosovo (UÇK, los separatistas armados albaneses), Thaci anunció su renuncia en una conferencia de prensa celebrada hoy en Prístina, la capital de Kosovo.

"No voy a comparecer ante el tribunal como Presidente y, por lo tanto, renuncio hoy para proteger la integridad del Estado", dijo Thaci a los periodistas.

Según él, irá a La Haya, sede del Tribunal Especial para Kosovo, para entregarse voluntariamente y defender su inocencia.

Thaci fue acusado por el tribunal creado para juzgar presuntos delitos de ex líderes rebeldes de etnia albanesa.

El tribunal de Kosovo se originó en una investigación internacional que siguió a un informe del Consejo de Europa que cuestionaba las actividades de los ex comandantes del UÇK, incluido Hashim Thaçi.

El ex primer ministro de Kosovo, Ramush Haradinaj, renunció en Julio de 2019 después de ser citado por el tribunal especial como sospechoso.

Kadri Veseli, ex jefe de los servicios de inteligencia de la UÇK y presidente del parlamento saliente, anunció en Noviembre pasado que también había recibido una citación judicial.

Un informe del Consejo de Europa se refirió a la muerte o desaparición de 500 personas, incluidos 400 serbios, tras la retirada de las fuerzas serbias en Junio de 1999, y cuando la UÇK garantizó el control "casi exclusivo" de la situación sobre el terreno.

El informe se refiere en particular a las ejecuciones sumarias, los secuestros y el tráfico de órganos de las víctimas.

Los detalles exactos de la demanda contra Thaci, Haradinaj y Veseli no se dieron a conocer, pero al anunciar la existencia de la acusación, la procuraduría especial afirmó que los acusados ​​eran "penalmente responsables de casi 100 asesinatos".

En ese momento, la procuraduría dijo que había hecho pública la existencia de la acusación debido a lo que llamó "repetidos esfuerzos de Thaci y Veseli para obstruir y socavar" el trabajo del tribunal y dijo que ambos intentaron anular la ley de Kosovo que creó el tribunal.

Kosovo, con alrededor de 1,8 millones de habitantes y una antigua provincia serbia con una gran mayoría de población albanesa, se autoproclamó la independencia el 17 de Febrero de 2008, reconocida inmediatamente por los Estados Unidos y el Reino Unido y, progresivamente, por 22 de los 27 Estados miembros de la UE.

España, Rumanía, Grecia, Eslovaquia y Chipre son los países de la UE que no han legitimado la independencia de Kosovo.

Aparte de Belgrado, la antigua provincia del sur de Serbia tampoco fue reconocida por Rusia, China, India, Sudáfrica y decenas de otras capitales.

La intervención del ejército serbio en Kosovo en 1998, para combatir al independentista albanés armado, motivó la participación de la OTAN contra Serbia, y también en Montenegro, entre Marzo y Junio de 1999, cuando se firmó un acuerdo de tregua en Kumanovo, ciudad de Macedonia del Norte.

Tras este acuerdo, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución que confirmó la integridad territorial de Serbia, sobre la base de la cual Belgrado se negó a reconocer la independencia.

Ex líder del Ejército de Liberación de Kosovo (UÇK, los separatistas armados albaneses), Thaci anunció su renuncia en una conferencia de prensa celebrada hoy en Prístina, la capital de Kosovo.

"No voy a comparecer ante el tribunal como Presidente y, por lo tanto, renuncio hoy para proteger la integridad del Estado", dijo Thaci a los periodistas.

Según él, irá a La Haya, sede del Tribunal Especial para Kosovo, para entregarse voluntariamente y defender su inocencia.

Thaci fue acusado por el tribunal creado para juzgar presuntos delitos de ex líderes rebeldes de etnia albanesa.

El tribunal de Kosovo se originó en una investigación internacional que siguió a un informe del Consejo de Europa que cuestionaba las actividades de los ex comandantes del UÇK, incluido Hashim Thaçi.

El ex primer ministro de Kosovo, Ramush Haradinaj, renunció en Julio de 2019 después de ser citado por el tribunal especial como sospechoso.

Kadri Veseli, ex jefe de los servicios de inteligencia de la UÇK y presidente del parlamento saliente, anunció en Noviembre pasado que también había recibido una citación judicial.

Un informe del Consejo de Europa se refirió a la muerte o desaparición de 500 personas, incluidos 400 serbios, tras la retirada de las fuerzas serbias en Junio de 1999, y cuando la UÇK garantizó el control "casi exclusivo" de la situación sobre el terreno.

El informe se refiere en particular a las ejecuciones sumarias, los secuestros y el tráfico de órganos de las víctimas.

Los detalles exactos de la demanda contra Thaci, Haradinaj y Veseli no se dieron a conocer, pero al anunciar la existencia de la acusación, la procuraduría especial afirmó que los acusados ​​eran "penalmente responsables de casi 100 asesinatos".

En ese momento, la procuraduría dijo que había hecho pública la existencia de la acusación debido a lo que llamó "repetidos esfuerzos de Thaci y Veseli para obstruir y socavar" el trabajo del tribunal y dijo que ambos intentaron anular la ley de Kosovo que creó el tribunal.

Kosovo, con alrededor de 1,8 millones de habitantes y una antigua provincia serbia con una gran mayoría de población albanesa, se autoproclamó la independencia el 17 de Febrero de 2008, reconocida inmediatamente por los Estados Unidos y el Reino Unido y, progresivamente, por 22 de los 27 Estados miembros de la UE.

España, Rumanía, Grecia, Eslovaquia y Chipre son los países de la UE que no han legitimado la independencia de Kosovo.

Aparte de Belgrado, la antigua provincia del sur de Serbia tampoco fue reconocida por Rusia, China, India, Sudáfrica y decenas de otras capitales.

La intervención del ejército serbio en Kosovo en 1998, para combatir al independentista albanés armado, motivó la participación de la OTAN contra Serbia, y también en Montenegro, entre Marzo y Junio de 1999, cuando se firmó un acuerdo de tregua en Kumanovo, ciudad de Macedonia del Norte.

Tras este acuerdo, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución que confirmó la integridad territorial de Serbia, sobre la base de la cual Belgrado se negó a reconocer la independencia.