Ruptura climática amenaza todas las Naciones

  • Boris Johnson, Primer Ministro Británico
Nueva York - El presidente del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Boris Johnson, declaró hoy que las alteraciones climáticas amenazan la seguridad de todas las Naciones, durante una reunión que contó con la participación de David Attenborough.

En mensaje de video pasado antes de Johnson abrir la reunión, Attenborough alertó: "Si se continúa en el rumbo actual, vamos a enfrentar el colapso de todo lo que nos ofrece seguridad", incluyendo aire, agua, temperatura amena y alimentación del océano.

Después de considerar que ya se salió del "período climático estable y seguro" que permitió la civilización humana, del cual "nada resta", Attenborough llamó a una "acción rápida, para alcanzar un nuevo estado estacionario", considerando que la conferencia de la ONU, en Glasgow, en Noviembre, "puede ser la última oportunidad".

Boris Johnson, para ilustrar la gravedad de la situación, criticó a los que dicen que este problema "es un asunto ecologista de un bando de abrazadores de árboles, de comedores de tofu, impropio de ser considerado en la política internacional".

Para reforzar su argumentación, aludió a los 16 millones de personas desplazadas anualmente por los desastres climáticos, algunas de las cuales se tornan objetos fáciles de reclutamiento de extremistas, los agricultores que pierden las cosechas por la sequía y cambian para las de ópio y las niñas forzadas a abandonar la escuela para ir a buscar agua, que se tornan víctimas de los traficantes de personas. Mencionó también el impacto de la subida del nivel del mar y los fuegos forestales.

"Se guste o no se guste, es una cuestión que vuestro país va tener que lidiar con estes impactos de las alteraciones climáticas en la segurança", afirmó, durante la apertura de la reunión del Consejo de Seguridad dedicada a los riesgos que la ruptura climática coloca a la seguridad y a la paz internacionales.

La temperatura media del planeta aumentó 1,2 grados centígrados desde mediados del siglo XIX y el objetivo es evitar una agravación de 0,3 grados.

En mensaje de video pasado antes de Johnson abrir la reunión, Attenborough alertó: "Si se continúa en el rumbo actual, vamos a enfrentar el colapso de todo lo que nos ofrece seguridad", incluyendo aire, agua, temperatura amena y alimentación del océano.

Después de considerar que ya se salió del "período climático estable y seguro" que permitió la civilización humana, del cual "nada resta", Attenborough llamó a una "acción rápida, para alcanzar un nuevo estado estacionario", considerando que la conferencia de la ONU, en Glasgow, en Noviembre, "puede ser la última oportunidad".

Boris Johnson, para ilustrar la gravedad de la situación, criticó a los que dicen que este problema "es un asunto ecologista de un bando de abrazadores de árboles, de comedores de tofu, impropio de ser considerado en la política internacional".

Para reforzar su argumentación, aludió a los 16 millones de personas desplazadas anualmente por los desastres climáticos, algunas de las cuales se tornan objetos fáciles de reclutamiento de extremistas, los agricultores que pierden las cosechas por la sequía y cambian para las de ópio y las niñas forzadas a abandonar la escuela para ir a buscar agua, que se tornan víctimas de los traficantes de personas. Mencionó también el impacto de la subida del nivel del mar y los fuegos forestales.

"Se guste o no se guste, es una cuestión que vuestro país va tener que lidiar con estes impactos de las alteraciones climáticas en la segurança", afirmó, durante la apertura de la reunión del Consejo de Seguridad dedicada a los riesgos que la ruptura climática coloca a la seguridad y a la paz internacionales.

La temperatura media del planeta aumentó 1,2 grados centígrados desde mediados del siglo XIX y el objetivo es evitar una agravación de 0,3 grados.