Angola defiende la participación de las mujeres en los procesos de paz

Luanda - Angola defendió hoy, en la ONU, la participación de las mujeres en los procesos de paz, considerándola vital en la búsqueda de soluciones sostenibles a los conflictos y cambiando las dinámicas en torno a la paz y la seguridad en el mundo.

La posición fue expresada por la representante permanente de Angola ante las Naciones Unidas (ONU), la embajadora María de Jesús Ferreira, en un evento virtual, realizado en Nueva York, para celebrar el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer.

Según la diplomática, para que esta participación tenga un impacto significativo, es importante incrementar el papel de la mujer en la toma de decisiones, en relación a la prevención y resolución de conflictos y su participación en operaciones de paz.

"Un mejor equilibrio de género y menos decisiones con sesgo de género tendrían un impacto importante en el éxito de la consolidación y el mantenimiento de la paz en todo el mundo", defendió en el evento con el tema "Rompiendo barreras: las mujeres en el mantenimiento de la paz".

Dijo que desde que Naciones Unidas instituyó oficialmente el Día Internacional de la Mujer en 1975, se han tomado muchas acciones para reconocer los derechos de las mujeres, pero aún queda mucho por hacer para lograr la igualdad de género.

Se elogió la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU de adoptar la resolución 1325 (2000), la primera sobre mujeres, paz y seguridad, que promovió su participación en los procesos de pacificación, como la prevención y resolución de conflictos y el mantenimiento y construcción de la paz, fue enaltecida por la Embajadora María de Jesús.

También se refirió a la advertencia del secretario general de la ONU, António Guterres, según la cual el mantenimiento de la paz enfrenta desafíos críticos y el éxito depende de que todos los actores hagan su parte, en un compromiso colectivo renovado.

"Elogiamos la Iniciativa de Acción de Mantenimiento de la Paz del Secretario General para aumentar el número de mujeres en los procesos de paz y seguridad y su llamado a tropas y países que contribuyen a la policía a nominar mujeres a puestos de liderazgo", dijo, admitiendo que la discriminación y el acoso contra las mujeres militares son reales.

Recordó que, durante la “larga y devastadora guerra civil” en Angola, las mujeres desempeñaron un papel indispensable en el proceso de paz a todos los niveles, ya sea directamente en el ejército o en las comunidades, manteniendo unido al país mientras los hombres estaban sobre el terreno de batalla.

La representante permanente de Angola destacó la implementación de planes de acción nacionales, que tienen como objetivo promover la igualdad de género en todas las etapas del proceso de mantenimiento de la paz y promoción de la seguridad, comenzando por las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional y todos los sectores relacionados.

Angola se adhirió a los principales instrumentos para la protección de los derechos humanos y el desarrollo de las mujeres y las niñas, como la Convención para la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, la 4ª Conferencia Mundial sobre la Mujer y la Declaración y Programa de Acción de Beijing. , adoptado internamente para aplicación nacional”, enfatizó.

También mencionó la alineación de las cuestiones nacionales de igualdad de género con las medidas y objetivos de la Agenda 2030, los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la Agenda 2063 de la Unión Africana y otros instrumentos y convenciones internacionales sobre igualdad de género.

La posición fue expresada por la representante permanente de Angola ante las Naciones Unidas (ONU), la embajadora María de Jesús Ferreira, en un evento virtual, realizado en Nueva York, para celebrar el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer.

Según la diplomática, para que esta participación tenga un impacto significativo, es importante incrementar el papel de la mujer en la toma de decisiones, en relación a la prevención y resolución de conflictos y su participación en operaciones de paz.

"Un mejor equilibrio de género y menos decisiones con sesgo de género tendrían un impacto importante en el éxito de la consolidación y el mantenimiento de la paz en todo el mundo", defendió en el evento con el tema "Rompiendo barreras: las mujeres en el mantenimiento de la paz".

Dijo que desde que Naciones Unidas instituyó oficialmente el Día Internacional de la Mujer en 1975, se han tomado muchas acciones para reconocer los derechos de las mujeres, pero aún queda mucho por hacer para lograr la igualdad de género.

Se elogió la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU de adoptar la resolución 1325 (2000), la primera sobre mujeres, paz y seguridad, que promovió su participación en los procesos de pacificación, como la prevención y resolución de conflictos y el mantenimiento y construcción de la paz, fue enaltecida por la Embajadora María de Jesús.

También se refirió a la advertencia del secretario general de la ONU, António Guterres, según la cual el mantenimiento de la paz enfrenta desafíos críticos y el éxito depende de que todos los actores hagan su parte, en un compromiso colectivo renovado.

"Elogiamos la Iniciativa de Acción de Mantenimiento de la Paz del Secretario General para aumentar el número de mujeres en los procesos de paz y seguridad y su llamado a tropas y países que contribuyen a la policía a nominar mujeres a puestos de liderazgo", dijo, admitiendo que la discriminación y el acoso contra las mujeres militares son reales.

Recordó que, durante la “larga y devastadora guerra civil” en Angola, las mujeres desempeñaron un papel indispensable en el proceso de paz a todos los niveles, ya sea directamente en el ejército o en las comunidades, manteniendo unido al país mientras los hombres estaban sobre el terreno de batalla.

La representante permanente de Angola destacó la implementación de planes de acción nacionales, que tienen como objetivo promover la igualdad de género en todas las etapas del proceso de mantenimiento de la paz y promoción de la seguridad, comenzando por las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional y todos los sectores relacionados.

Angola se adhirió a los principales instrumentos para la protección de los derechos humanos y el desarrollo de las mujeres y las niñas, como la Convención para la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, la 4ª Conferencia Mundial sobre la Mujer y la Declaración y Programa de Acción de Beijing. , adoptado internamente para aplicación nacional”, enfatizó.

También mencionó la alineación de las cuestiones nacionales de igualdad de género con las medidas y objetivos de la Agenda 2030, los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la Agenda 2063 de la Unión Africana y otros instrumentos y convenciones internacionales sobre igualdad de género.