Angola y Guinea "se acercan" en Conakry

  • Ciudad de Conakry
Conakry - La ciudad de Conakry es uno de esos lugares que llama la atención por su pulso, siendo, desde el viernes (30) hasta el sábado (31), el punto de convergencia de intereses de angoleños y guineanos al más alto nivel.

En estos dos días, la capital de Guinea Conakry recibirá al Presidente de la República de Angola, João Lourenço, en el marco del fortalecimiento de las relaciones bilaterales, en sectores clave.

Es una ciudad portuaria, casi siempre concurrida, con mucho tráfico y un fuerte despliegue de comercio informal. En las principales calles de la capital, coches y motos comparten espacios.

En medio del bullicio de uno de los grandes centros urbanos de África Occidental, además de los mercados, destacan la comida que se vende en la calle, los restaurantes típicos y los diversos lugares de entretenimiento nocturno.

Con 2,7 millones de habitantes, es la ciudad más grande del país, teniendo entre sus atractivos las Islas de Los, la península de Kaloum, el Palais Sékhoutouréya (Palacio Presidencial), la Gran Mezquita de Conakry y la Catedral de Santa María.

Entre las atracciones de Conakry también se encuentran las Cuevas de Kakimbon, el Museo Nacional y el Marché Madina, uno de los mercados más grandes de la región.

Es en el pulso de esta riqueza cultural y natural que destacan algunas precauciones para contener la progresión del Covid-19, como el uso de mascarilla, especialmente en instituciones oficiales, y en la vía pública se puede prescindir de este adorno.

Durante la última semana ha llovido dos o más veces al día. La previsión es que este clima se mantendrá por más días. Durante los dos días de visita de trabajo del Presidente João Lourenço, la estimación es lluvia.

Sin embargo, la ciudad de Conakry es solo una parte de la República de Guinea, también llamada Guinea Conakry para distinguirse de la vecina Guinea-Bissau.

El país de Sékou Touré también limita con Senegal, Mali, Costa de Marfil, Liberia y Sierra Leona. Este territorio tiene una superficie de 245,857 kilómetros cuadrados y se independizó el 2 de Octubre de 1958.

Política y Economía

La Constitución de Guinea establece un sistema político presidencial, en el que el Presidente de la República es el Jefe de Estado y de Gobierno. El poder ejecutivo es ejercido por el gobierno. El poder legislativo reside tanto en el Gobierno como en la Asamblea Nacional.

Guinea está dividida en ocho regiones administrativas (Boké, Conakry, Faranah Kankan, Quindia, Labé, Mamou y Nzérékoré) que se subdividen en 34 prefecturas.

La moneda oficial de la República de Guinea es el franco guineano, introducido en 1959 en sustitución del franco CFA. La economía de este país, que cuenta con alrededor de 10 millones de habitantes, se ve beneficiada por la gran cantidad de minerales que posee en su subsuelo.

En 2019, Guinea fue el tercer productor mundial de bauxita, una materia prima para la fabricación de aluminio. En el mismo año tenía alrededor del 25 por ciento de las reservas mundiales de este mineral en su territorio.

En cuanto a la producción de oro, ronda las 14 a 17 toneladas por año. El país fue una vez el noveno productor de diamantes más grande del mundo, y también tiene toneladas métricas considerables de hierro y cantidades indeterminadas de uranio.

Guinea también se destaca por su potencial de crecimiento en los sectores agrícola y pesquero.

En agricultura, hace dos años, las principales producciones, en términos de volumen, eran arroz, mandioca, maní, maíz, aceite de palma, banano y caña de azúcar.

En ese momento, este estado miembro de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), tenía bajas exportaciones en el sector agrícola.

Las exportaciones de productos agropecuarios procesados ​​fueron, en 2019, anacardos, cacao, caucho natural, melocotones, café, peras, algodón y sésamo.

La industria del país es bastante pequeña. En 2018, el país fue el séptimo productor mundial de aceite de maní (110 mil toneladas).

Guinea exporta actualmente bauxita, aluminio, oro, diamantes, café y pescado. Sus principales socios comerciales son Costa de Marfil, Francia, Corea del Sur, Rusia, España, Irlanda y Estados Unidos.

Por Adolfo Luemba

En estos dos días, la capital de Guinea Conakry recibirá al Presidente de la República de Angola, João Lourenço, en el marco del fortalecimiento de las relaciones bilaterales, en sectores clave.

Es una ciudad portuaria, casi siempre concurrida, con mucho tráfico y un fuerte despliegue de comercio informal. En las principales calles de la capital, coches y motos comparten espacios.

En medio del bullicio de uno de los grandes centros urbanos de África Occidental, además de los mercados, destacan la comida que se vende en la calle, los restaurantes típicos y los diversos lugares de entretenimiento nocturno.

Con 2,7 millones de habitantes, es la ciudad más grande del país, teniendo entre sus atractivos las Islas de Los, la península de Kaloum, el Palais Sékhoutouréya (Palacio Presidencial), la Gran Mezquita de Conakry y la Catedral de Santa María.

Entre las atracciones de Conakry también se encuentran las Cuevas de Kakimbon, el Museo Nacional y el Marché Madina, uno de los mercados más grandes de la región.

Es en el pulso de esta riqueza cultural y natural que destacan algunas precauciones para contener la progresión del Covid-19, como el uso de mascarilla, especialmente en instituciones oficiales, y en la vía pública se puede prescindir de este adorno.

Durante la última semana ha llovido dos o más veces al día. La previsión es que este clima se mantendrá por más días. Durante los dos días de visita de trabajo del Presidente João Lourenço, la estimación es lluvia.

Sin embargo, la ciudad de Conakry es solo una parte de la República de Guinea, también llamada Guinea Conakry para distinguirse de la vecina Guinea-Bissau.

El país de Sékou Touré también limita con Senegal, Mali, Costa de Marfil, Liberia y Sierra Leona. Este territorio tiene una superficie de 245,857 kilómetros cuadrados y se independizó el 2 de Octubre de 1958.

Política y Economía

La Constitución de Guinea establece un sistema político presidencial, en el que el Presidente de la República es el Jefe de Estado y de Gobierno. El poder ejecutivo es ejercido por el gobierno. El poder legislativo reside tanto en el Gobierno como en la Asamblea Nacional.

Guinea está dividida en ocho regiones administrativas (Boké, Conakry, Faranah Kankan, Quindia, Labé, Mamou y Nzérékoré) que se subdividen en 34 prefecturas.

La moneda oficial de la República de Guinea es el franco guineano, introducido en 1959 en sustitución del franco CFA. La economía de este país, que cuenta con alrededor de 10 millones de habitantes, se ve beneficiada por la gran cantidad de minerales que posee en su subsuelo.

En 2019, Guinea fue el tercer productor mundial de bauxita, una materia prima para la fabricación de aluminio. En el mismo año tenía alrededor del 25 por ciento de las reservas mundiales de este mineral en su territorio.

En cuanto a la producción de oro, ronda las 14 a 17 toneladas por año. El país fue una vez el noveno productor de diamantes más grande del mundo, y también tiene toneladas métricas considerables de hierro y cantidades indeterminadas de uranio.

Guinea también se destaca por su potencial de crecimiento en los sectores agrícola y pesquero.

En agricultura, hace dos años, las principales producciones, en términos de volumen, eran arroz, mandioca, maní, maíz, aceite de palma, banano y caña de azúcar.

En ese momento, este estado miembro de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), tenía bajas exportaciones en el sector agrícola.

Las exportaciones de productos agropecuarios procesados ​​fueron, en 2019, anacardos, cacao, caucho natural, melocotones, café, peras, algodón y sésamo.

La industria del país es bastante pequeña. En 2018, el país fue el séptimo productor mundial de aceite de maní (110 mil toneladas).

Guinea exporta actualmente bauxita, aluminio, oro, diamantes, café y pescado. Sus principales socios comerciales son Costa de Marfil, Francia, Corea del Sur, Rusia, España, Irlanda y Estados Unidos.

Por Adolfo Luemba