Angola y la UE analizan los derechos humanos

  • Ministro da Justica e Direitos Humanos, reúne com a delegacão da Uniao Europeia
Luanda - El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y la Unión Europea (UE) analizaron, este martes, en Luanda, cuestiones relacionadas con los derechos humanos.

En el centro de este encuentro, realizado a puerta cerrada, estuvo la reciente manifestación de la sociedad civil contra el aumento del costo de vida, frustrada por la policía, el 11 de este mes.

También se abordaron el tema de la trata de personas, la Estrategia Nacional de Derechos Humanos de Angola, el impacto del Covid-19 en la salud, la economía y la libertad de expresión, entre otros temas.

Al finalizar el encuentro, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Francisco Queiroz, explicó a la prensa que las dos partes evaluaron los avances logrados por el país en esta materia.

En cuanto a las manifestaciones, el gobernante recordó que están consagrados constitucionalmente y son respetados por las autoridades angoleñas, pero lamentó que en los últimos tiempos hayan gozado de ventajas políticas.

"Hubo una ventaja política que terminó introduciendo un reclamo político inusual en la manifestación normal que tenía que ver con los procesos electorales de los municipios, que terminó por transformar esta relación normal entre ciudadanos y órganos de gobierno en una situación de cierta violencia", dijo, refiriéndose a la protesta frustrada del 11 de Noviembre.

Afirmó que las manifestaciones no necesitan ser autorizadas, pero deben ser dadas a conocer a las autoridades para tomar medidas de protección.

"Lo que se necesita es que estén dentro de la ley y que no haya alteración del orden público y la tranquilidad", expresó.

En otro ámbito, Francisco Queiroz dijo que la pandemia Covid-19 generó dificultades económicas y sociales no solo en Angola, sino también en los países de la UE, provocando la pérdida de muchos puestos de trabajo, cierre de empresas.

Por su parte, la embajadora de la Unión Europea en Angola, Jeannette Seppen, dijo que en Angola se debe seguir respetando el compromiso con los Derechos Humanos.

Afirmó que las autoridades angoleñas garantizaron en la reunión que se seguirán respetando los derechos humanos.

Según la fuente, la Unión Europea ha expresado su preocupación y ha subrayado el respeto por los derechos humanos, incluso en tiempos difíciles.

En el centro de este encuentro, realizado a puerta cerrada, estuvo la reciente manifestación de la sociedad civil contra el aumento del costo de vida, frustrada por la policía, el 11 de este mes.

También se abordaron el tema de la trata de personas, la Estrategia Nacional de Derechos Humanos de Angola, el impacto del Covid-19 en la salud, la economía y la libertad de expresión, entre otros temas.

Al finalizar el encuentro, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Francisco Queiroz, explicó a la prensa que las dos partes evaluaron los avances logrados por el país en esta materia.

En cuanto a las manifestaciones, el gobernante recordó que están consagrados constitucionalmente y son respetados por las autoridades angoleñas, pero lamentó que en los últimos tiempos hayan gozado de ventajas políticas.

"Hubo una ventaja política que terminó introduciendo un reclamo político inusual en la manifestación normal que tenía que ver con los procesos electorales de los municipios, que terminó por transformar esta relación normal entre ciudadanos y órganos de gobierno en una situación de cierta violencia", dijo, refiriéndose a la protesta frustrada del 11 de Noviembre.

Afirmó que las manifestaciones no necesitan ser autorizadas, pero deben ser dadas a conocer a las autoridades para tomar medidas de protección.

"Lo que se necesita es que estén dentro de la ley y que no haya alteración del orden público y la tranquilidad", expresó.

En otro ámbito, Francisco Queiroz dijo que la pandemia Covid-19 generó dificultades económicas y sociales no solo en Angola, sino también en los países de la UE, provocando la pérdida de muchos puestos de trabajo, cierre de empresas.

Por su parte, la embajadora de la Unión Europea en Angola, Jeannette Seppen, dijo que en Angola se debe seguir respetando el compromiso con los Derechos Humanos.

Afirmó que las autoridades angoleñas garantizaron en la reunión que se seguirán respetando los derechos humanos.

Según la fuente, la Unión Europea ha expresado su preocupación y ha subrayado el respeto por los derechos humanos, incluso en tiempos difíciles.