Angola integra misión de paz en Mozambique

  • Sesión Plenaria de la Asamblea Nacional
Luanda - La Asamblea Nacional aprobó, este martes, el envío de 20 soldados angoleños a la misión africana en alerta por parte de la Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADC) para imponer la paz en Cabo Delgado, República de Mozambique.

Se aprobó por unanimidad el Proyecto de Resolución que autoriza al Presidente de la República, bajo la apariencia de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Angola (FAA), a enviar el componente angoleño de la Fuerza de Alerta de la SADC a Mozambique.

El ministro de Estado y Jefe de la Casa de Seguridad del Presidente de la República, Francisco Pereira Furtado, informó, en la ocasión, que el componente angoleño, integrado por 20 militares, iniciará la misión en ese país indio el 6 de Agosto.

En esta operación, Angola participa con dos oficiales del Mecanismo de Cooperación Regional (RMC), ocho oficiales del Comando de la Fuerza y ​​10 tripulantes de aeronaves de Proyección Aérea Estratégica del tipo IL-76.

Según el gobernante, la misión angoleña, de tres meses de duración, tiene un costo inicial de 575 mil y 500 dólares norteamericanos.

Recordó que el aporte en este esfuerzo de la misión de la SADC es de todos los estados miembros y se estima en 12 millones 906 mil 212 dólares, de los cuales Angola tiene un aporte global de 1 millón 174 mil 307 dólares.

Desde 2017, la región de Cabo Delgado, en el norte de Mozambique, vive situaciones dramáticas de extremismo y actos de terrorismo.

A juicio del ministro de Estado, la situación actual en Cabo Delgado no debe tomarse a la ligera, porque, de manera similar a lo que está sucediendo en esa región del norte de Mozambique, ya hay brotes de terrorismo en otros países de la región centro y sur. , con énfasis en la República Democrática del Congo (RDC).

"Debemos tomar en cuenta la necesidad de nuestra participación en esta misión, dados los esfuerzos no solo que están realizando los países de la SADC, sino también los de otros países que no pertenecen a nuestra región, como Ruanda", dijo.

Angola es parte de la fuerza regional de la SADC en alerta desde agosto de 2008. Dicha fuerza fue lanzada oficialmente por los 16 países miembros de la SADC, en Lusaka, República de Zambia.

El 23 de Junio de este año, la SADC celebró la Cumbre Extraordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno, que analizó la situación de seguridad en Mozambique, donde se están produciendo actos terroristas contra civiles inocentes, mujeres y niños en algunos distritos de la provincia de Cabo Delgado.

Como resultado, la cumbre aprobó el envío de componentes de la Fuerza de Reserva de la SADC, hasta el 15 de Julio de 2021, con el fin de apoyar a las Fuerzas de Defensa de Mozambique (FADM) en la lucha contra la amenaza del terrorismo y los actos de extremismo violento en Cabo Delgado.

Conocidos localmente con el nombre de Al-Shabab ("jóvenes", traducido del árabe), los insurgentes llevan sembrando el terror desde 2017 en esa provincia fronteriza con Tanzania, rica en gas natural.

Los ataques terroristas ya han provocado la fuga de 800 mil personas y el cierre de un proyecto de gas de 20 mil millones de dólares liderado por Total, el gigante petrolero francés.

Se aprobó por unanimidad el Proyecto de Resolución que autoriza al Presidente de la República, bajo la apariencia de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Angola (FAA), a enviar el componente angoleño de la Fuerza de Alerta de la SADC a Mozambique.

El ministro de Estado y Jefe de la Casa de Seguridad del Presidente de la República, Francisco Pereira Furtado, informó, en la ocasión, que el componente angoleño, integrado por 20 militares, iniciará la misión en ese país indio el 6 de Agosto.

En esta operación, Angola participa con dos oficiales del Mecanismo de Cooperación Regional (RMC), ocho oficiales del Comando de la Fuerza y ​​10 tripulantes de aeronaves de Proyección Aérea Estratégica del tipo IL-76.

Según el gobernante, la misión angoleña, de tres meses de duración, tiene un costo inicial de 575 mil y 500 dólares norteamericanos.

Recordó que el aporte en este esfuerzo de la misión de la SADC es de todos los estados miembros y se estima en 12 millones 906 mil 212 dólares, de los cuales Angola tiene un aporte global de 1 millón 174 mil 307 dólares.

Desde 2017, la región de Cabo Delgado, en el norte de Mozambique, vive situaciones dramáticas de extremismo y actos de terrorismo.

A juicio del ministro de Estado, la situación actual en Cabo Delgado no debe tomarse a la ligera, porque, de manera similar a lo que está sucediendo en esa región del norte de Mozambique, ya hay brotes de terrorismo en otros países de la región centro y sur. , con énfasis en la República Democrática del Congo (RDC).

"Debemos tomar en cuenta la necesidad de nuestra participación en esta misión, dados los esfuerzos no solo que están realizando los países de la SADC, sino también los de otros países que no pertenecen a nuestra región, como Ruanda", dijo.

Angola es parte de la fuerza regional de la SADC en alerta desde agosto de 2008. Dicha fuerza fue lanzada oficialmente por los 16 países miembros de la SADC, en Lusaka, República de Zambia.

El 23 de Junio de este año, la SADC celebró la Cumbre Extraordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno, que analizó la situación de seguridad en Mozambique, donde se están produciendo actos terroristas contra civiles inocentes, mujeres y niños en algunos distritos de la provincia de Cabo Delgado.

Como resultado, la cumbre aprobó el envío de componentes de la Fuerza de Reserva de la SADC, hasta el 15 de Julio de 2021, con el fin de apoyar a las Fuerzas de Defensa de Mozambique (FADM) en la lucha contra la amenaza del terrorismo y los actos de extremismo violento en Cabo Delgado.

Conocidos localmente con el nombre de Al-Shabab ("jóvenes", traducido del árabe), los insurgentes llevan sembrando el terror desde 2017 en esa provincia fronteriza con Tanzania, rica en gas natural.

Los ataques terroristas ya han provocado la fuga de 800 mil personas y el cierre de un proyecto de gas de 20 mil millones de dólares liderado por Total, el gigante petrolero francés.