João Lourenço pide la paz en la República Centroafricana

  • PR. JOAO LOURENÇO DISCURSA DURANTE A II CIMEIRA DOS PAISES  DA CIRGIL SOBRE A SITUAÇAO POLITICA E DE SEGURANÇA NA RCA
Luanda - El Jefe de Estado angoleño, João Lourenço, llamó este martes a las fuerzas rebeldes y a la oposición civil en la República Centroafricana (RCA) a contribuir a la normalización de la situación en ese país.

En la clausura de la Mini Cumbre de Jefes de Estado sobre seguridad en la República Centroafricana (RCA), João Lourenço destacó la necesidad de que las fuerzas rebeldes y la oposición civil respondan al gesto de buena voluntad del presidente Faustin Touaderá.

"Ahora nos enfrentamos a la posibilidad de definir un marco, dentro del cual se deben poner en marcha los mecanismos alcanzados con la oposición armada", dijo el presidente en ejercicio de la Conferencia Internacional de la Región de los Grandes Lagos (CIRGL).

En su discurso, el Presidente angoleño dijo que bajo los mecanismos antes mencionados, la oposición armada "aceptó abandonar el camino de la guerra, para participar en la materialización de un proceso serio de desarme, desmovilización, reintegración y reintegración".

El Presidente João Lourenço dijo que creía que se cumplían las condiciones para iniciar una nueva etapa de acciones de pacificación de la República Centroafricana, en la que el gobierno legítimo, encabezado por el presidente Faustin Touaderá, tendrá un papel crucial en la conducción de todas las acciones que conduzcan a la culminación de las disposiciones estipuladas en el Acuerdo de Jartum.

El acuerdo fue rubricado en Febrero de 2019, en Jartum (Sudán), entre el gobierno de la República Centroafricana y representantes de 14 grupos armados, que controlan parte del territorio del país, en un entendimiento negociado bajo los auspicios de la Unión Africana.

João Lourenço se expresó convencido de que el interés y compromiso de los países de la región en la resolución del conflicto en la República Centroafricana no cambiará, en vista del cumplimiento de los compromisos asumidos y la sostenibilidad de la paz.

El Presidente de la República aclaró que la única motivación que subyace a los esfuerzos realizados por las presidencias del CIRGL y la Comunidad Económica de Estados Centroafricanos (CEEAC) es contribuir a la resolución definitiva del conflicto en la República Centroafricana.

“El liderazgo de este proceso debe ser asumido por el propio país, RCA. Estaremos a su lado, para brindar todo el apoyo necesario, para el éxito de este desafío, que creemos está más cerca de su feliz desenlace”, dijo el Estadista angoleño.

Destacó la necesidad de tomar medidas con los países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, a favor del levantamiento definitivo del embargo de armas a la República Centroafricana.

El evento se realizó por iniciativa del Jefe de Estado angoleño, João Lourenço, en su calidad de Presidente en ejercicio del CIRGL.

Para ello, los presidentes de la República Centroafricana, Faustin Touaderá, de Ruanda, Paul Kagame, de Congo, Dennis Sassou Nguesso, y del Consejo Soberano de Transición de Sudán, Abdul Fatah al-Burhan, viajaron a Luanda.

También participaron delegaciones de alto nivel en representación de Chad, Camerún y la República Democrática del Congo.

En la clausura de la Mini Cumbre de Jefes de Estado sobre seguridad en la República Centroafricana (RCA), João Lourenço destacó la necesidad de que las fuerzas rebeldes y la oposición civil respondan al gesto de buena voluntad del presidente Faustin Touaderá.

"Ahora nos enfrentamos a la posibilidad de definir un marco, dentro del cual se deben poner en marcha los mecanismos alcanzados con la oposición armada", dijo el presidente en ejercicio de la Conferencia Internacional de la Región de los Grandes Lagos (CIRGL).

En su discurso, el Presidente angoleño dijo que bajo los mecanismos antes mencionados, la oposición armada "aceptó abandonar el camino de la guerra, para participar en la materialización de un proceso serio de desarme, desmovilización, reintegración y reintegración".

El Presidente João Lourenço dijo que creía que se cumplían las condiciones para iniciar una nueva etapa de acciones de pacificación de la República Centroafricana, en la que el gobierno legítimo, encabezado por el presidente Faustin Touaderá, tendrá un papel crucial en la conducción de todas las acciones que conduzcan a la culminación de las disposiciones estipuladas en el Acuerdo de Jartum.

El acuerdo fue rubricado en Febrero de 2019, en Jartum (Sudán), entre el gobierno de la República Centroafricana y representantes de 14 grupos armados, que controlan parte del territorio del país, en un entendimiento negociado bajo los auspicios de la Unión Africana.

João Lourenço se expresó convencido de que el interés y compromiso de los países de la región en la resolución del conflicto en la República Centroafricana no cambiará, en vista del cumplimiento de los compromisos asumidos y la sostenibilidad de la paz.

El Presidente de la República aclaró que la única motivación que subyace a los esfuerzos realizados por las presidencias del CIRGL y la Comunidad Económica de Estados Centroafricanos (CEEAC) es contribuir a la resolución definitiva del conflicto en la República Centroafricana.

“El liderazgo de este proceso debe ser asumido por el propio país, RCA. Estaremos a su lado, para brindar todo el apoyo necesario, para el éxito de este desafío, que creemos está más cerca de su feliz desenlace”, dijo el Estadista angoleño.

Destacó la necesidad de tomar medidas con los países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, a favor del levantamiento definitivo del embargo de armas a la República Centroafricana.

El evento se realizó por iniciativa del Jefe de Estado angoleño, João Lourenço, en su calidad de Presidente en ejercicio del CIRGL.

Para ello, los presidentes de la República Centroafricana, Faustin Touaderá, de Ruanda, Paul Kagame, de Congo, Dennis Sassou Nguesso, y del Consejo Soberano de Transición de Sudán, Abdul Fatah al-Burhan, viajaron a Luanda.

También participaron delegaciones de alto nivel en representación de Chad, Camerún y la República Democrática del Congo.