Policía Nacional instada a combatir los delitos de vandalismo

  • Ministro do Interior, Eugénio Laborinho
Luanda - El ministro del Interior, Eugénio Laborinho, instó, este jueves, en Luanda, a la Policía Nacional (PN) a combatir los delitos de vandalismo de bienes públicos con mayor firmeza y sin contemplación.

Según el gobernante, el robo de cables eléctricos, destrucción de cabinas eléctricas, tuberías de agua potable y vandalismo de los ferrocarriles deben estar en la mira de las autoridades competentes.

Eugénio Laborinho, quien intervino en la inauguración de la reunión extraordinaria del Consejo Superior de Policía, dijo que el robo de instituciones educativas y otros bienes es también uno de los tipos de delitos con contornos preocupantes para cualquier angoleño.

Aclaró que este tipo de delitos "lo traen a Angola ciudadanos extranjeros, que hacen todo lo posible para instigar a los nacionales a robar lo que nos pertenece a todos, para vender a ciertos países que van a transformar y revender a nuestro país".

Sin mencionar su nacionalidad, puso como ejemplo los cinco contenedores incautados recientemente en el Puerto de Luanda, cuando eran embarcados fuera de Angola.

Destacó que nos enfrentamos a crímenes que ponen en tela de juicio muchos bienes jurídicos fundamentales, a saber, el derecho al agua, la energía, la libertad de circulación y la seguridad.

Pedido de disculpas

En su intervención, se disculpó por las irregularidades o el celo excesivo cometido, prometiendo superarlos y corregirlos, a medida que se produzcan.

Informó que la PN existe para garantizar el orden y la legalidad democrática, independientemente de la afiliación partidaria, religión, raza, nacionalidad del ciudadano, porque los órganos respectivos atienden los intereses de todas las instituciones y de todos los ciudadanos.

La reunión extraordinaria del Consejo Superior de Policía, que finaliza el viernes, abordará, entre otros aspectos, las normas de aplicación permanente de la Organización, modalidades de actuación y ejecuación de la policía de proximidad, procedimientos de actuación policial en reuniones y manifestaciones, uso de medios coercitivos, así como la revisión puntual del Reglamento Disciplinario del Personal de la Policía Nacional.

Según el gobernante, el robo de cables eléctricos, destrucción de cabinas eléctricas, tuberías de agua potable y vandalismo de los ferrocarriles deben estar en la mira de las autoridades competentes.

Eugénio Laborinho, quien intervino en la inauguración de la reunión extraordinaria del Consejo Superior de Policía, dijo que el robo de instituciones educativas y otros bienes es también uno de los tipos de delitos con contornos preocupantes para cualquier angoleño.

Aclaró que este tipo de delitos "lo traen a Angola ciudadanos extranjeros, que hacen todo lo posible para instigar a los nacionales a robar lo que nos pertenece a todos, para vender a ciertos países que van a transformar y revender a nuestro país".

Sin mencionar su nacionalidad, puso como ejemplo los cinco contenedores incautados recientemente en el Puerto de Luanda, cuando eran embarcados fuera de Angola.

Destacó que nos enfrentamos a crímenes que ponen en tela de juicio muchos bienes jurídicos fundamentales, a saber, el derecho al agua, la energía, la libertad de circulación y la seguridad.

Pedido de disculpas

En su intervención, se disculpó por las irregularidades o el celo excesivo cometido, prometiendo superarlos y corregirlos, a medida que se produzcan.

Informó que la PN existe para garantizar el orden y la legalidad democrática, independientemente de la afiliación partidaria, religión, raza, nacionalidad del ciudadano, porque los órganos respectivos atienden los intereses de todas las instituciones y de todos los ciudadanos.

La reunión extraordinaria del Consejo Superior de Policía, que finaliza el viernes, abordará, entre otros aspectos, las normas de aplicación permanente de la Organización, modalidades de actuación y ejecuación de la policía de proximidad, procedimientos de actuación policial en reuniones y manifestaciones, uso de medios coercitivos, así como la revisión puntual del Reglamento Disciplinario del Personal de la Policía Nacional.