PR desmiente existencia de actos de xenofobia en Angola

  • Presidente de la República, João Lourenço, preside la Reunión del Consejo de Ministros
Luanda - El Presidente de la República, João Lourenço, desmintió este martes, la existencia de actos de xenofobia en Angola y consideró "infundados e irreales" los recelos que apuntan para el surgimiento de una campaña en esa dirección.

"Tolerar el racismo y la xenofobia sería negar nuestra propia Historia", afirmó el Jefe de Estado al intervenir  hoy en la apertura de la reunión del Consejo de Ministros.

El debate surge a propósito de pronunciamientos públicos en torno de la dupla nacionalidad de algunos dirigentes de partidos políticos y la probabilidad de los mismos aspirar a concurrir al cargo de Presidente de la República.

El Jefe de Estado dejó claro que para Angola, que pagó un precio muy alto con la pérdida de vidas humanas e infraestructuras, por su empeño en la lucha contra el régimen racista y segregacionista de Sudáfrica (“apartheid”), no es realista y creíble hablarse de algún plan de incitación al racismo y a la xenofobia.

"El Estado está atento, no ve señales preocupantes, pero si eventualmente surgir, com seguridad que serán combatidos y sanados inmediatamente", alertó João Lourenço, para quien el debate a vuelta de este falso problema pretende fomentar la división entre los angoleños.

Vandalización de bienes públicos

Sobre esta cuestión, el Titular del Poder Ejecutivo dijo que es evidente que las autoridades competentes van a redoblar los esfuerzos en el combate a este nuevo tipo de crimen, con tendencia a generalizarse en Angola.

El Presidente João Lourenço dijo que constata con preocupación la profanación de los símbolos nacionales y de monumentos de figuras históricas, así como la destrucción, robo y vandalización de bienes públicos.

Entre los bienes, el Jefe de Estado destacó habitaciones, sub-estaciones eléctricas, puestos de transformación, escuelas, unidades hospitalarias y otras infraestructuras, que existen para servir a las poblaciones, cuyos costos de construcción fueron onerosos al Estado.

Reprobó y consideró criminosa esta práctica, desarrollada, casi siempre, por jóvenes con "ganancia por el lucro fácil", y que no se importan con los daños causados a las comunidades  (…).

Llamado a los jóvenes y a las buenas prácticas 

En su intervención João Lourenço subrayó que en general, los jóvenes no destruyen, los jóvenes construyen, pues "construyeron nuestra Independencia, construyeron la paz y la reconciliación nacional, están hoy reconstruyendo las infraestructuras del país, están  construyendo el presente y el futuro de Angola".

El Estadista angoleño llanó a los jóvenes a no dejarse llevar por malos consejos, malas compañías y a no tornarse famosos por la negativa, por la práctica de actos que en nada dignifican a la juventud angoleña de quien tanto el país se enorgullece.

"Tolerar el racismo y la xenofobia sería negar nuestra propia Historia", afirmó el Jefe de Estado al intervenir  hoy en la apertura de la reunión del Consejo de Ministros.

El debate surge a propósito de pronunciamientos públicos en torno de la dupla nacionalidad de algunos dirigentes de partidos políticos y la probabilidad de los mismos aspirar a concurrir al cargo de Presidente de la República.

El Jefe de Estado dejó claro que para Angola, que pagó un precio muy alto con la pérdida de vidas humanas e infraestructuras, por su empeño en la lucha contra el régimen racista y segregacionista de Sudáfrica (“apartheid”), no es realista y creíble hablarse de algún plan de incitación al racismo y a la xenofobia.

"El Estado está atento, no ve señales preocupantes, pero si eventualmente surgir, com seguridad que serán combatidos y sanados inmediatamente", alertó João Lourenço, para quien el debate a vuelta de este falso problema pretende fomentar la división entre los angoleños.

Vandalización de bienes públicos

Sobre esta cuestión, el Titular del Poder Ejecutivo dijo que es evidente que las autoridades competentes van a redoblar los esfuerzos en el combate a este nuevo tipo de crimen, con tendencia a generalizarse en Angola.

El Presidente João Lourenço dijo que constata con preocupación la profanación de los símbolos nacionales y de monumentos de figuras históricas, así como la destrucción, robo y vandalización de bienes públicos.

Entre los bienes, el Jefe de Estado destacó habitaciones, sub-estaciones eléctricas, puestos de transformación, escuelas, unidades hospitalarias y otras infraestructuras, que existen para servir a las poblaciones, cuyos costos de construcción fueron onerosos al Estado.

Reprobó y consideró criminosa esta práctica, desarrollada, casi siempre, por jóvenes con "ganancia por el lucro fácil", y que no se importan con los daños causados a las comunidades  (…).

Llamado a los jóvenes y a las buenas prácticas 

En su intervención João Lourenço subrayó que en general, los jóvenes no destruyen, los jóvenes construyen, pues "construyeron nuestra Independencia, construyeron la paz y la reconciliación nacional, están hoy reconstruyendo las infraestructuras del país, están  construyendo el presente y el futuro de Angola".

El Estadista angoleño llanó a los jóvenes a no dejarse llevar por malos consejos, malas compañías y a no tornarse famosos por la negativa, por la práctica de actos que en nada dignifican a la juventud angoleña de quien tanto el país se enorgullece.