Presidente congoleño solicita el apoyo de Angola

  • Felix Antoine Tshiskedi Tchilombo, Presidente da RDC
Luanda - El Presidente de la República Democrática del Congo, Félix Tshisekedi, solicitó este lunes, en Luanda, el apoyo diplomático y político de Angola para enfrentar la actual situación de inestabilidad en su país.

El líder congoleño se dirigió a la prensa al finalizar su encuentro privado con el Jefe de Estado angoleño, João Lourenço, durante el cual abordó temas relacionados con la cooperación bilateral, la situación política en la RDC y otros a nivel regional.

Al respecto, Félix Tshisekedi informó que presentó a la contraparte angoleña la situación actual en su país en este momento, así como el plan para superar la crisis.

El Presidente congoleño también solicitó el apoyo de las autoridades angoleñas para fortalecer las capacidades de las fuerzas de seguridad y defensa de su país.

En cuanto a la cooperación bilateral, Félix Tshisekedi dijo que las prioridades recaen en los sectores de hidrocarburos e infraestructura, con las autoridades trabajando para ampliar los sectores de contacto.

Al respecto, el estadista congoleño destacó que, desde su llegada al poder en la República Democrática del Congo, se ha comprometido a dejar una “puerta abierta” para consultas permanentes con las autoridades angoleñas, con miras a fortalecer los lazos de amistad y cooperación entre ambos pueblos.

Crisis en la RDC

La República Democrática del Congo atraviesa una profunda crisis política, provocada por un desacuerdo entre la coalición de gobierno, que dirige el país, formada por la CACH del presidente Tshisekedi y la FCC dirigida por Joseph Kabila Kabange.

El desacuerdo se hizo público el 21 de Octubre, cuando, al conferir el cargo a tres jueces de la Corte Constitucional, Tshisekedi notó las ausencias de la presidenta de la Asamblea Nacional, Jeanine Mabunda, del presidente del Senado, Alex Tambwe Mwamba, y del Primer Ministro. Sylvestre Ilunga Ilunkamba, todos de la plataforma política de Kabila, que mantiene la mayoría en las tres instituciones.

En la ocasión, el Jefe de Estado, en un discurso de seis minutos, reveló las diferencias existentes y anunció el inicio de consultas políticas, encaminadas a la creación de una "Unión Sagrada para la Nación", actividad que ha durado más de 20 días.

Se desconocen las consecuencias que puedan surgir de las consultas en curso, pero, según Tshisekedi, al final de las consultas "todos los escenarios que están sobre la mesa son posibles".

Se recuerda que, debido al desacuerdo reinante, Joseph Kabila, dirigió mensajes musculosos a algunos Jefes de Estado y también a jefes de misiones diplomáticas acreditadas en Kinshasa, pronosticando consecuencias incalculables para el país.

Kabila envió personalmente cartas a los embajadores de Sudáfrica, Kenia y Egipto y a sus respectivos Presidentes, designados como garantes del acuerdo de coalición gubernamental FCC-CACH, así como al representante de MONUSCO en la RDC, quien debe entregar correo al Secretario General de la ONU, António Guterres.

En la misma línea, ordenó a su exministro de Relaciones Exteriores, Léonard She Okitundu, que enviara los mismos mensajes a los embajadores de algunos países miembros de la SADC, como Angola, Zimbabue, Zambia, Namibia y Tanzania y al nuncio apostólico, en Kinshasa.

Debido a la tensión, el jueves (12) el portavoz de las Fuerzas Armadas congoleñas (FARDC) pidió a los políticos que no influyan en los militares.

La advertencia del general congoleño se produce tras la polémica suscitada ayer por el secretario general de la UDPS, Augustin Kabuya, partido de Tshisekedi, cuando acusó al ministro de Hacienda y miembro de la plataforma política de Kabila, de no pagar los salarios, el ejército y la policía, para provocar su revuelta contra el Presidente Tshisekedi.

Relaciones Bilaterales

Mientras tanto, Angola y la República Democrática del Congo mantienen relaciones políticas y bilaterales de larga data, a pesar de un período de distancia en la era de la Guerra Fría.

Hasta hace 23 años, estas relaciones eran el prototipo de la relación característica de los países africanos durante la guerra fría que imperaba en el mundo, entre 1948 y noviembre de 1989, año de la caída del muro de Berlín.

En el contexto de la guerra fría, ambos países, en nombre del socialismo científico o del liberalismo, se opusieron.

En ese momento, África negra, con énfasis en Angola y Zaire, se convirtió en la extensión de Moscú y Washington, dividida en dos campos, según las fuentes de ayuda militar y económica que recibió uno de ellos.

Fue en este contexto que el primer presidente angoleño, António Agostinho Neto, visitó el ex Zaíre, en 1978, lo que resultó en el acuerdo que estableció relaciones diplomáticas bilaterales.

A pesar de los altibajos, las relaciones entre Angola y la República Democrática del Congo se han mantenido buenas durante los últimos 23 años.

Con la llegada al poder de Laurent Désiré Kabila, en 1977, las relaciones mejoraron significativamente, con Angola ayudando militarmente al país, a preservar los regímenes de Kabila, padre e hijo, frente a las propensiones hegemónicas de algunos países vecinos.

La elección de Félix Antoine Tshisekedi los mejoró cuando, tras su elección, eligió a Angola como primer país a visitar, como Jefe de Estado.

Luego de la creación de la comisión mixta bilateral, se firmaron convenios de cooperación en las diferentes áreas.

En Septiembre pasado, los dos países, que comparten una frontera de 2.500 kilómetros, firmaron un acuerdo de cooperación en defensa. Se cree que esta nueva visita de Tshisekedi refuerza la aproximación de los dos países que, además de vecinos, tienen relaciones de consanguinidad.

Felix Tshisekedi regresa hoy a RDCongo.

El líder congoleño se dirigió a la prensa al finalizar su encuentro privado con el Jefe de Estado angoleño, João Lourenço, durante el cual abordó temas relacionados con la cooperación bilateral, la situación política en la RDC y otros a nivel regional.

Al respecto, Félix Tshisekedi informó que presentó a la contraparte angoleña la situación actual en su país en este momento, así como el plan para superar la crisis.

El Presidente congoleño también solicitó el apoyo de las autoridades angoleñas para fortalecer las capacidades de las fuerzas de seguridad y defensa de su país.

En cuanto a la cooperación bilateral, Félix Tshisekedi dijo que las prioridades recaen en los sectores de hidrocarburos e infraestructura, con las autoridades trabajando para ampliar los sectores de contacto.

Al respecto, el estadista congoleño destacó que, desde su llegada al poder en la República Democrática del Congo, se ha comprometido a dejar una “puerta abierta” para consultas permanentes con las autoridades angoleñas, con miras a fortalecer los lazos de amistad y cooperación entre ambos pueblos.

Crisis en la RDC

La República Democrática del Congo atraviesa una profunda crisis política, provocada por un desacuerdo entre la coalición de gobierno, que dirige el país, formada por la CACH del presidente Tshisekedi y la FCC dirigida por Joseph Kabila Kabange.

El desacuerdo se hizo público el 21 de Octubre, cuando, al conferir el cargo a tres jueces de la Corte Constitucional, Tshisekedi notó las ausencias de la presidenta de la Asamblea Nacional, Jeanine Mabunda, del presidente del Senado, Alex Tambwe Mwamba, y del Primer Ministro. Sylvestre Ilunga Ilunkamba, todos de la plataforma política de Kabila, que mantiene la mayoría en las tres instituciones.

En la ocasión, el Jefe de Estado, en un discurso de seis minutos, reveló las diferencias existentes y anunció el inicio de consultas políticas, encaminadas a la creación de una "Unión Sagrada para la Nación", actividad que ha durado más de 20 días.

Se desconocen las consecuencias que puedan surgir de las consultas en curso, pero, según Tshisekedi, al final de las consultas "todos los escenarios que están sobre la mesa son posibles".

Se recuerda que, debido al desacuerdo reinante, Joseph Kabila, dirigió mensajes musculosos a algunos Jefes de Estado y también a jefes de misiones diplomáticas acreditadas en Kinshasa, pronosticando consecuencias incalculables para el país.

Kabila envió personalmente cartas a los embajadores de Sudáfrica, Kenia y Egipto y a sus respectivos Presidentes, designados como garantes del acuerdo de coalición gubernamental FCC-CACH, así como al representante de MONUSCO en la RDC, quien debe entregar correo al Secretario General de la ONU, António Guterres.

En la misma línea, ordenó a su exministro de Relaciones Exteriores, Léonard She Okitundu, que enviara los mismos mensajes a los embajadores de algunos países miembros de la SADC, como Angola, Zimbabue, Zambia, Namibia y Tanzania y al nuncio apostólico, en Kinshasa.

Debido a la tensión, el jueves (12) el portavoz de las Fuerzas Armadas congoleñas (FARDC) pidió a los políticos que no influyan en los militares.

La advertencia del general congoleño se produce tras la polémica suscitada ayer por el secretario general de la UDPS, Augustin Kabuya, partido de Tshisekedi, cuando acusó al ministro de Hacienda y miembro de la plataforma política de Kabila, de no pagar los salarios, el ejército y la policía, para provocar su revuelta contra el Presidente Tshisekedi.

Relaciones Bilaterales

Mientras tanto, Angola y la República Democrática del Congo mantienen relaciones políticas y bilaterales de larga data, a pesar de un período de distancia en la era de la Guerra Fría.

Hasta hace 23 años, estas relaciones eran el prototipo de la relación característica de los países africanos durante la guerra fría que imperaba en el mundo, entre 1948 y noviembre de 1989, año de la caída del muro de Berlín.

En el contexto de la guerra fría, ambos países, en nombre del socialismo científico o del liberalismo, se opusieron.

En ese momento, África negra, con énfasis en Angola y Zaire, se convirtió en la extensión de Moscú y Washington, dividida en dos campos, según las fuentes de ayuda militar y económica que recibió uno de ellos.

Fue en este contexto que el primer presidente angoleño, António Agostinho Neto, visitó el ex Zaíre, en 1978, lo que resultó en el acuerdo que estableció relaciones diplomáticas bilaterales.

A pesar de los altibajos, las relaciones entre Angola y la República Democrática del Congo se han mantenido buenas durante los últimos 23 años.

Con la llegada al poder de Laurent Désiré Kabila, en 1977, las relaciones mejoraron significativamente, con Angola ayudando militarmente al país, a preservar los regímenes de Kabila, padre e hijo, frente a las propensiones hegemónicas de algunos países vecinos.

La elección de Félix Antoine Tshisekedi los mejoró cuando, tras su elección, eligió a Angola como primer país a visitar, como Jefe de Estado.

Luego de la creación de la comisión mixta bilateral, se firmaron convenios de cooperación en las diferentes áreas.

En Septiembre pasado, los dos países, que comparten una frontera de 2.500 kilómetros, firmaron un acuerdo de cooperación en defensa. Se cree que esta nueva visita de Tshisekedi refuerza la aproximación de los dos países que, además de vecinos, tienen relaciones de consanguinidad.

Felix Tshisekedi regresa hoy a RDCongo.