Covid-19 impone nuevos desafíos

  • Hospital General de Moxico
Luanda – Se celebra este miércoles (7) el Día Mundial de la Salud, en una altura en que la Humanidad continúa enfrentando pesados desafíos, debido a la Covid-19.

Por Venceslau Mateus

Tal como en 2020, la fecha es vivida este año en un clima de grandes inseguridades em cuanto a la contención de la pandemia y las estrategias para recuperar la economía global.

Los números reportados por la OMS, en los últimos días, sugieren un aumento de casos por el Mundo que enfrenta ahora con el segundo brote de la enfermedad, imponiendo a las poblaciones nuevos desafíos que necesitan ser vencidos a todo costo

En el caso de Angola, es, igualmente, notoria la tendencia de crecimiento de los casos de contagio, después de un período más o menos estable, entre Diciembre y Febrero.

Por tal, el 7 de Abril debe servir para reflexión en torno de la forma como los angoleños han encarado y negligenciado la Covid-19, abriendo puertas para un eventual segundo brote.

Tanto es así, que el lunes último, la ministra de Salud, Sílvia Lutucuta, dejó eso claro, al afirmar que muchos ciudadanos están siendo negligentes en las medidas de prevención, mismo ante las nuevas variantes del virus que ya circula por Luanda, ciudad con más de siete millones de habitantes.

Para contener la progresión de la enfermedad, el Ejecutivo ya estudia, inclusive, la posibilidad de adoptar nuevas medidas en el próximo Decreto Presidencial sobre la Situación de Calamidad Pública.

Una de esas medidas puede pasar, eventualmente, por la obligatoriedad de la vacunación entre los profesionales de la línea del frente, asunto que Sílvia Lutucuta afirma que esár sobre la mesa, después de la muerte de dos médicos que no recibieron  la vacuna.

Por Venceslau Mateus

Tal como en 2020, la fecha es vivida este año en un clima de grandes inseguridades em cuanto a la contención de la pandemia y las estrategias para recuperar la economía global.

Los números reportados por la OMS, en los últimos días, sugieren un aumento de casos por el Mundo que enfrenta ahora con el segundo brote de la enfermedad, imponiendo a las poblaciones nuevos desafíos que necesitan ser vencidos a todo costo

En el caso de Angola, es, igualmente, notoria la tendencia de crecimiento de los casos de contagio, después de un período más o menos estable, entre Diciembre y Febrero.

Por tal, el 7 de Abril debe servir para reflexión en torno de la forma como los angoleños han encarado y negligenciado la Covid-19, abriendo puertas para un eventual segundo brote.

Tanto es así, que el lunes último, la ministra de Salud, Sílvia Lutucuta, dejó eso claro, al afirmar que muchos ciudadanos están siendo negligentes en las medidas de prevención, mismo ante las nuevas variantes del virus que ya circula por Luanda, ciudad con más de siete millones de habitantes.

Para contener la progresión de la enfermedad, el Ejecutivo ya estudia, inclusive, la posibilidad de adoptar nuevas medidas en el próximo Decreto Presidencial sobre la Situación de Calamidad Pública.

Una de esas medidas puede pasar, eventualmente, por la obligatoriedad de la vacunación entre los profesionales de la línea del frente, asunto que Sílvia Lutucuta afirma que esár sobre la mesa, después de la muerte de dos médicos que no recibieron  la vacuna.