Mortalidad por malaria en el Huila cae del 7,2 al 5,1 por ciento

  • Luciana Guimarães, directora de Salud
Lubango - La tasa de mortalidad por malaria en la provincia de Huila bajó de 7,2 a 5,1 por ciento en los últimos dos meses, debido al fortalecimiento de las medidas de control y prevención realizadas por las autoridades de salud en los municipios.

A pesar de las medidas preventivas que se están implementando desde hace un año, a través del refuerzo de la lucha anti vectorial y la identificación previa de los lugares con mayor origen de enfermedades, recién desde el pasado mes de abril se dieron los resultados del programa que dirige la oficina de salud han comenzado a ser observados.

En declaraciones a la ANGOP este jueves, en Lubango, la directora provincial de Salud, Luciana Guimarães, dijo que, anteriormente, había un promedio de 10 muertes por semana en un municipio, el número bajó a cuatro y el objetivo es seguir reduciendo.

Según la responsable, hubo una inversión por parte del Gobierno de Huila, que adquirió 50 Tifas para fumigación regular y efectiva en los 14 municipios, así como revisiones de los equipos técnicos municipales para la implementación de sus planes a nivel de los municipios, con mayor rigor y periodicidad.

Luciana Guimarães destacó que existe una mayor regularidad en la provisión de antipalúdicos directamente a los hospitales, así como el fortalecimiento institucional de los hospitales provinciales que, a través de plataformas de comunicación, ayudan a hacer un mejor abordaje diario de la enfermedad.

Señaló a los municipios de Caluquembe, Lubango, Caconda y Qulengues como los más endémicos, hasta Abril, defendiendo una educación continua de la población en relación a la enfermedad, ya que la preocupación sigue siendo el saneamiento deficiente.

Huila, según la fuente, ha tenido más de 1500 casos diarios de la enfermedad y ahora la cifra ronda los mil/día, advirtiendo del peligro de buscar la terapia tradicional, que muchas veces es la principal causa de muerte por exceso de dosis.

Destacó que no existe un acuerdo entre la medicina natural y convencional en Huila, pero es consciente de la existencia de instituciones que están “tratando” de mejorar la dinámica naturopática, en el abordaje del uso de hierbas para mejorar algunas patologías, con dosificación cierta.

En el primer trimestre de este año, Huila tuvo 30 mil casos de malaria, contra 33 mil 671 en el mismo período anterior, mientras que en mortalidad hubo 130 muertos, contra 216 en el mismo trimestre de 2020.

A pesar de las medidas preventivas que se están implementando desde hace un año, a través del refuerzo de la lucha anti vectorial y la identificación previa de los lugares con mayor origen de enfermedades, recién desde el pasado mes de abril se dieron los resultados del programa que dirige la oficina de salud han comenzado a ser observados.

En declaraciones a la ANGOP este jueves, en Lubango, la directora provincial de Salud, Luciana Guimarães, dijo que, anteriormente, había un promedio de 10 muertes por semana en un municipio, el número bajó a cuatro y el objetivo es seguir reduciendo.

Según la responsable, hubo una inversión por parte del Gobierno de Huila, que adquirió 50 Tifas para fumigación regular y efectiva en los 14 municipios, así como revisiones de los equipos técnicos municipales para la implementación de sus planes a nivel de los municipios, con mayor rigor y periodicidad.

Luciana Guimarães destacó que existe una mayor regularidad en la provisión de antipalúdicos directamente a los hospitales, así como el fortalecimiento institucional de los hospitales provinciales que, a través de plataformas de comunicación, ayudan a hacer un mejor abordaje diario de la enfermedad.

Señaló a los municipios de Caluquembe, Lubango, Caconda y Qulengues como los más endémicos, hasta Abril, defendiendo una educación continua de la población en relación a la enfermedad, ya que la preocupación sigue siendo el saneamiento deficiente.

Huila, según la fuente, ha tenido más de 1500 casos diarios de la enfermedad y ahora la cifra ronda los mil/día, advirtiendo del peligro de buscar la terapia tradicional, que muchas veces es la principal causa de muerte por exceso de dosis.

Destacó que no existe un acuerdo entre la medicina natural y convencional en Huila, pero es consciente de la existencia de instituciones que están “tratando” de mejorar la dinámica naturopática, en el abordaje del uso de hierbas para mejorar algunas patologías, con dosificación cierta.

En el primer trimestre de este año, Huila tuvo 30 mil casos de malaria, contra 33 mil 671 en el mismo período anterior, mientras que en mortalidad hubo 130 muertos, contra 216 en el mismo trimestre de 2020.