IGT realiza más de 5.000 visitas de inspección en 2020

  • IGT detecta violações da Lei Geral
Luanda - Cinco mil 775 visitas de inspección se realizaron en 2020, en el país, por técnicos de la Inspección General de Trabajo, frente a 5053 en el mismo período.

De estas visitas, 94 mil 400 trabajadores fueron atendidos en 2020, frente a ciento mil 927 del año anterior.

Según el Inspector General de Trabajo, Vassili de Abreu Agostinho, al intervenir en el seminario que tenía como objetivo conmemorar el 60 aniversario de la Inspección General de Trabajo (IGT), en el mismo período se resolvieron 7.949 mediaciones contra 5.708 en 2019.

De estos, 4.102 se resolvieron en 2020, frente a 3.274 el año anterior.

Las principales ocurrencias tienen que ver con el incumplimiento de las cotizaciones a la seguridad social y la matrícula de los trabajadores en el Instituto de Seguridad Social, así como la no realización de reconocimientos médicos al ingreso y despido.

Para Vassili de Abreu Agostinho, los inspectores del trabajo tienen como funciones principales velar por la aplicación de las disposiciones legales relativas a las condiciones de trabajo y la protección de los trabajadores en el ejercicio de su profesión.

Recomendó a los empresarios preocuparse, en primer lugar, por las condiciones de seguridad puestas a disposición de los trabajadores para que estén sanos y fuertes para el desempeño de sus funciones, junto con el cumplimiento de la legislación vigente.

Por su parte, el secretario de Estado de Trabajo y Previsión Social, Pedro Filipe, catalogó como retos el proceso de consolidación de la fusión con el Centro de Seguridad, Higiene y Salud en el Trabajo, que implicará por parte del liderazgo una firma, acción pedagógica y flexible.

También destacó la modernización de las infraestructuras, tecnologías y su desempeño para adaptarse a la evolución y el progreso, así como invertir en capital humano.

“La inspección tiene que adaptarse a la evolución y el progreso de la sociedad. Tenemos que tener el valor de transmitir a los inspectores el mensaje de la necesidad de adoptar una postura más ética, deontológica y pedagógica con un liderazgo firme y ejemplar”, enfatizó.

La Inspección General de Trabajo fue creada el 2 de Marzo de 1961 mediante Decreto nº 433637, como provincia de ultramar. Su funcionamiento y organización ha sido regulada por sus propios estatutos y, de acuerdo con la evolución socioeconómica y política, ha adaptado varias denominaciones.

Hay un total de 268 inspectores en el país.

De estas visitas, 94 mil 400 trabajadores fueron atendidos en 2020, frente a ciento mil 927 del año anterior.

Según el Inspector General de Trabajo, Vassili de Abreu Agostinho, al intervenir en el seminario que tenía como objetivo conmemorar el 60 aniversario de la Inspección General de Trabajo (IGT), en el mismo período se resolvieron 7.949 mediaciones contra 5.708 en 2019.

De estos, 4.102 se resolvieron en 2020, frente a 3.274 el año anterior.

Las principales ocurrencias tienen que ver con el incumplimiento de las cotizaciones a la seguridad social y la matrícula de los trabajadores en el Instituto de Seguridad Social, así como la no realización de reconocimientos médicos al ingreso y despido.

Para Vassili de Abreu Agostinho, los inspectores del trabajo tienen como funciones principales velar por la aplicación de las disposiciones legales relativas a las condiciones de trabajo y la protección de los trabajadores en el ejercicio de su profesión.

Recomendó a los empresarios preocuparse, en primer lugar, por las condiciones de seguridad puestas a disposición de los trabajadores para que estén sanos y fuertes para el desempeño de sus funciones, junto con el cumplimiento de la legislación vigente.

Por su parte, el secretario de Estado de Trabajo y Previsión Social, Pedro Filipe, catalogó como retos el proceso de consolidación de la fusión con el Centro de Seguridad, Higiene y Salud en el Trabajo, que implicará por parte del liderazgo una firma, acción pedagógica y flexible.

También destacó la modernización de las infraestructuras, tecnologías y su desempeño para adaptarse a la evolución y el progreso, así como invertir en capital humano.

“La inspección tiene que adaptarse a la evolución y el progreso de la sociedad. Tenemos que tener el valor de transmitir a los inspectores el mensaje de la necesidad de adoptar una postura más ética, deontológica y pedagógica con un liderazgo firme y ejemplar”, enfatizó.

La Inspección General de Trabajo fue creada el 2 de Marzo de 1961 mediante Decreto nº 433637, como provincia de ultramar. Su funcionamiento y organización ha sido regulada por sus propios estatutos y, de acuerdo con la evolución socioeconómica y política, ha adaptado varias denominaciones.

Hay un total de 268 inspectores en el país.