Ministra repudia crímenes contra menores

  • Faustina Fernandes Inglês de Almeida Alves, Ministra de Acción Social, Familia y Promoción de la Mujer
Luanda – La ministra de Acción Social, Familia y Promoción de la Mujer, Faustina de Almeida Alves, repudió este lunes, en Luanda, los crímenes contra menores, en particular los de abuso sexual, y exhortó a la sociedad angoleña a denunciarlos siempre a la policía.

La gobernante hablaba a Radio Luanda, a propósito del caso de incesto de un ciudadano, de 44 años, que abusó sexualmente a la hija, desde los 11 años, y de otro  abuso sexual de un supuesto oficial del Ejército, de 55 años, contra una adolescente de 17.

El primer caso ganó repercusión en la prensa nacional, después que la menor huyó de la casa de los padres y denunció al progenitor, porque ya estaba “cansada de ser violada”.

El segundo caso, también, bastante mediatizado, se tornó público después que la víctima dio 28 puñaladas al supuesto violador (oficial del Ejército), en una hospedería de Luanda. Relata que sufrió abusos sexuales y amenazas de muerte, durante cuatro año.

Ante estas ocurrencias, la ministra repudió, vehementemente, los dos crímenes, y consideró triste que un padre use la hija, para satisfacer sus deseos sexuales, al punto de embarazarla.

Según la gobernante, es importante que el infractor y la víctima sean acompañados por psicólogos, al tiempo que realzó la necesidad de que las autoridades hagan justicia.

La gobernante hablaba a Radio Luanda, a propósito del caso de incesto de un ciudadano, de 44 años, que abusó sexualmente a la hija, desde los 11 años, y de otro  abuso sexual de un supuesto oficial del Ejército, de 55 años, contra una adolescente de 17.

El primer caso ganó repercusión en la prensa nacional, después que la menor huyó de la casa de los padres y denunció al progenitor, porque ya estaba “cansada de ser violada”.

El segundo caso, también, bastante mediatizado, se tornó público después que la víctima dio 28 puñaladas al supuesto violador (oficial del Ejército), en una hospedería de Luanda. Relata que sufrió abusos sexuales y amenazas de muerte, durante cuatro año.

Ante estas ocurrencias, la ministra repudió, vehementemente, los dos crímenes, y consideró triste que un padre use la hija, para satisfacer sus deseos sexuales, al punto de embarazarla.

Según la gobernante, es importante que el infractor y la víctima sean acompañados por psicólogos, al tiempo que realzó la necesidad de que las autoridades hagan justicia.