Muerte de Agostinho Quilemba deja Comunicación Social más pobres – SJA

  • Jornalista Agostinho Quilemba
Luanda - Los medios de comunicación angoleños son más pobres, particularmente en el frente económico, con la muerte por enfermedad del periodista de la Agencia de Prensa de Angola (ANGOP) Agostinho Quilemba, ocurrida el pasado martes en Luanda.

Esta consideración proviene de la Unión de Periodistas de Angola (SJA), en una nota de condolencia a la que llegó hoy la ANGOP, tras reafirmar que Agostinho Quilemba era un profesional dedicado, con una trayectoria periodística de unas dos décadas.

Agrega que se destacó como editor de la mesa de economía, cargo que desempeñó de manera ejemplar y con visible impacto, con el equipo que lideraba y en el contenido especializado de la agencia.

Agostinho Quilemba, licenciado en economía, fue uno de los profesionales en el nuevo cargo de la Agencia, habiendo iniciado actividades en 2001.

Como parte de la nueva dinámica de la compañía, orientada a mejorar la calidad de los contenidos informativos, en 2007 fue designado para actuar como Subeditor de la Mesa Económica.

En 2018, siguiendo la misma estrategia editorial, fue nombrado editor de Desk Económico, cargo que ocupó hasta el momento de su muerte.

Esta consideración proviene de la Unión de Periodistas de Angola (SJA), en una nota de condolencia a la que llegó hoy la ANGOP, tras reafirmar que Agostinho Quilemba era un profesional dedicado, con una trayectoria periodística de unas dos décadas.

Agrega que se destacó como editor de la mesa de economía, cargo que desempeñó de manera ejemplar y con visible impacto, con el equipo que lideraba y en el contenido especializado de la agencia.

Agostinho Quilemba, licenciado en economía, fue uno de los profesionales en el nuevo cargo de la Agencia, habiendo iniciado actividades en 2001.

Como parte de la nueva dinámica de la compañía, orientada a mejorar la calidad de los contenidos informativos, en 2007 fue designado para actuar como Subeditor de la Mesa Económica.

En 2018, siguiendo la misma estrategia editorial, fue nombrado editor de Desk Económico, cargo que ocupó hasta el momento de su muerte.