Moxico registra triple suicidio en cuatro días

  • Vista parcial da cidade do Luena, província do Moxico
Luena - Un ciudadano de 38 años se suicidó hoy domingo, en Bairro Kapango, en Luena, provincia de Moxico, por presuntamente contraer deudas, haciendo el tercer caso en cuatro días.

El primer caso ocurrió en el municipio de Camanongue, involucrando a una niña de 13 años luego de ser reprendida por su madre.

En tanto, el segundo tuvo lugar en el barrio Kawango, en Luena, donde el joven Daniel Malassa, de 25 años, presuntamente se ahorcó por haber utilizado un valor que su padrastro le ordenó retirar de la tarjeta de debito, sin poder justificarlo.

En declaraciones a la prensa hoy, Hamilton Nataniel, de 20 años, sobrino con quien vivía el fallecido, asumió que el suicidio podría estar asociado a presiones de los acreedores de la víctima que acudían “todas las mañanas a cobrar deudas”.

Este caso, en el que la víctima deja seis hijos y una esposa, ya está siendo investigado por la Policía Nacional.

En declaraciones a la ANGOP, el sociólogo Amadeu Semedo atribuye ese comportamiento a las actitudes de frustración entre los jóvenes.

Explicó que actualmente los jóvenes tienden a obtener bienes materiales de manera inmediata, desconociendo los pasos posteriores, hecho que los lleva a manifestar comportamientos violentos.

El primer caso ocurrió en el municipio de Camanongue, involucrando a una niña de 13 años luego de ser reprendida por su madre.

En tanto, el segundo tuvo lugar en el barrio Kawango, en Luena, donde el joven Daniel Malassa, de 25 años, presuntamente se ahorcó por haber utilizado un valor que su padrastro le ordenó retirar de la tarjeta de debito, sin poder justificarlo.

En declaraciones a la prensa hoy, Hamilton Nataniel, de 20 años, sobrino con quien vivía el fallecido, asumió que el suicidio podría estar asociado a presiones de los acreedores de la víctima que acudían “todas las mañanas a cobrar deudas”.

Este caso, en el que la víctima deja seis hijos y una esposa, ya está siendo investigado por la Policía Nacional.

En declaraciones a la ANGOP, el sociólogo Amadeu Semedo atribuye ese comportamiento a las actitudes de frustración entre los jóvenes.

Explicó que actualmente los jóvenes tienden a obtener bienes materiales de manera inmediata, desconociendo los pasos posteriores, hecho que los lleva a manifestar comportamientos violentos.