Namibe: Sequía provoca escasez de "mahini" en el mercado

  • Namibe: Jovem mucubal, Eduardo Mwabata, um dos produtores de leite "mahini"
  • Mulheres mucubais vendem leite "mahini", no bairro Catoto, em Moçamedes
Moçâmedes - La sequía que asola el sur de Angola, además de su impacto en la agricultura, tiene un impacto negativo en la ganadería, debido a la falta de pastos y agua para los animales, que proporcionan leche para la producción de "mahini" (leche agria), el principal alimento de la región.

Por Anabela Fritz

El "mahini", alimento considerado muy nutritivo, se extrae por la mañana de la primera leche de vaca. Es consumido por la gran mayoría de la población de la región sur, especialmente por niños entre los seis meses y los 12 años.

En las comidas de adultos, el “mahini” se acompaña con hongos de maíz, pasta, massambala, papas (hervidas o asadas) y otros alimentos, mientras que los niños se limitan a beber leche.

Entre los grandes conocedores de este nutriente tradicional se encuentran los pueblos kubale, muimbas, makahonas, nyaneka humbi y mucubais (con mayor incidencia para estos últimos), pero también lo consumen otras personas que viven en la región sur.

En estas comunidades tradicionales, es costumbre que cada familia tenga una vaca o un chivo en el corral, que son sinónimo de ostentación y honor, también un recurso muy valioso y sagrado, que simboliza una reserva que solo se debe tocar en situaciones de extremada angustia, ya que constituye su principal riqueza.

Incluso en casos de necesidad y hambre extrema, se niegan a vender el animal, por débil que esté, con la esperanza de que se recupere y puedan extraer la leche indispensable.

Hoy estos pueblos atraviesan uno de los períodos más difíciles de su historia, como consecuencia de los más de cuatro años de sequía en la región.

Este estado crítico y desolado provoca que miles de familias, ya nómadas por naturaleza, abandonen sus zonas de origen, en busca de pastos para los animales, para evitar que lleguen a un estado tan debilitante que no puedan producir leche para los "Mahini". ".

La leche agria es, en sí misma, una fuente de ingresos, ya que de ella se extrae la grasa, que se transforma en aceite, con el que se produce el “ngundi”, un alimento con las características de un yogur mantecoso.

El aceite también es utilizado por mujeres mucubales como crema corporal, dando a la piel tersura y brillo.

Proceso de extracción de leche

Según Eduardo Mbapachumuca, criador de animales de la etnia mucubal, la extracción de leche de vaca es un proceso sencillo, pero que requiere mucha paciencia.

“En la madrugada sacamos los terneros uno a uno para chupar un poco (...) y luego comenzamos a extraer la leche”, explicó, agregando que luego se coloca el producto en un recipiente (calabaza) por más de cuatro horas, amargo.

Una vez agriada, la leche permanece en la calabaza durante casi una hora, formando una capa superior con las características de la mantequilla, el llamado “ngundi”.

A lo largo del proceso, la leche se divide en dos partes: una para agria y otra para consumo inmediato.

“Entre noviembre y abril, la leche se agria fácilmente debido a las altas temperaturas que se registran en esta región, especialmente en el municipio de Virei. Como hace mucho calor en este período, si estamos removiendo, en menos de una hora la leche está agria”, dijo el joven Eduardo Mbapachumuca a la ANGOP.

Explicó que, para la comercialización del "mahini", los productores utilizan botellas de plástico de diferentes tamaños, las cuales, expuestas al sol, aceleran el proceso de fermentación de la leche.

Comercialización de "mahini"

En Moçamedes, el mahini se vende a 700 kwanzas el litro, mientras que en Virei, el mayor productor de la provincia, el litro cuesta 500 kwanzas.

En la capital de Namibe, la leche se vende en los “sambos” (lugares de concentración de animales) y en el patio trasero de Catoto, un área también conocida como el patio trasero de los mucubals, donde, todos los días, personas de esta etnia del municipio. de Virei venden el producto.

También se puede encontrar junto al puente de Río Bero y las salinas, donde se concentra el ganado, mientras que en Virei y Bibala la leche se vende en las paradas de autobús y en los mercados municipales.

En épocas de sequía, el producto es escaso porque, por falta de pastos y agua, el ganado no puede producir suficiente leche ni reproducirse.

Dada la escasez del producto, algunos vendedores, deseosos de obtener una ganancia fácil, adulteran la leche agregando agua.

Consumidores principales

A partir de los años 90, la leche agria, que solo era consumida por los pueblos mucubal, nyaneka o herero, pasó a formar parte de la dieta de la población de Namibe.

La convivencia con la gente del campo es el motivo del consumo generalizado del producto, sin perjuicio, especialmente por parte de niños y jóvenes deportistas, por su valor nutricional.

“En mi casa consumimos leche agria con hongos, que es muy apreciada por la familia”, admitió la joven maestra Madalena Camoco, aconsejando a quienes miran con desdén el producto que lo prueben.

Otro joven, Evaristo Joaquim, descendiente de la etnia mucubal y licenciado en Informática, también aconseja consumir leche.

“Esta leche es mejor cuando está fresca, especialmente para los jóvenes deportistas después de un entrenamiento, ya que aporta energía. Es tan nutritivo, que cuando lo bebemos, no queremos comer nada durante unas horas”, aseguró la fuente, quien, en su adolescencia, produjo el “mahini”.

Opinión de un nutricionista

Ernesto Dambuca, médico general del Hospital Provincial Materno Infantil do Namibe, que atiende a pacientes con desnutrición, dijo que el niño, luego de los primeros seis meses de amamantamiento, puede cambiar su dieta, utilizando otro tipo de leche, sin descuidar la materna, que debe administrarse, si es posible, hasta la edad de dos años.

Según el especialista, en caso de cambio de leche materna, en los casos en que la madre no pueda amamantar, es necesario utilizar otras leches artificiales, siendo recomendable el "mahini".

Sin embargo, advirtió que puede presentar riesgos para la salud humana si no se hace bien el proceso de fermentación, es decir, debido al incumplimiento de las normas, desde el retiro de la leche de la vaca, su colocación en el recipiente y la conservación. .

Recordó que el "mahini" puede ser consumido por niños o adultos, ya que es "muy rico en proteínas, sobre todo cuando está fresco".

En 2020, el Hospital Provincial Materno Infantil do Namibe registró 9,947 casos de desnutrición, 45 de los cuales resultaron en muerte.

El médico instó a la necesidad de apostar por una campaña de educación alimentaria, con miras a transmitir reglas esenciales, para el seguimiento nutricional, con información sobre cuántas veces comer (al día), qué comer y cuándo comer.

“El niño debe alimentarse con productos con fibras, calcio, almidón y otros que ayuden a su crecimiento y, en ausencia de estos, puede sustituir a los naturales, producidos localmente y en grandes cantidades, como camote, yuca, maíz, verduras y frutas ”, recomendó una nutricionista.

 

Por Anabela Fritz

El "mahini", alimento considerado muy nutritivo, se extrae por la mañana de la primera leche de vaca. Es consumido por la gran mayoría de la población de la región sur, especialmente por niños entre los seis meses y los 12 años.

En las comidas de adultos, el “mahini” se acompaña con hongos de maíz, pasta, massambala, papas (hervidas o asadas) y otros alimentos, mientras que los niños se limitan a beber leche.

Entre los grandes conocedores de este nutriente tradicional se encuentran los pueblos kubale, muimbas, makahonas, nyaneka humbi y mucubais (con mayor incidencia para estos últimos), pero también lo consumen otras personas que viven en la región sur.

En estas comunidades tradicionales, es costumbre que cada familia tenga una vaca o un chivo en el corral, que son sinónimo de ostentación y honor, también un recurso muy valioso y sagrado, que simboliza una reserva que solo se debe tocar en situaciones de extremada angustia, ya que constituye su principal riqueza.

Incluso en casos de necesidad y hambre extrema, se niegan a vender el animal, por débil que esté, con la esperanza de que se recupere y puedan extraer la leche indispensable.

Hoy estos pueblos atraviesan uno de los períodos más difíciles de su historia, como consecuencia de los más de cuatro años de sequía en la región.

Este estado crítico y desolado provoca que miles de familias, ya nómadas por naturaleza, abandonen sus zonas de origen, en busca de pastos para los animales, para evitar que lleguen a un estado tan debilitante que no puedan producir leche para los "Mahini". ".

La leche agria es, en sí misma, una fuente de ingresos, ya que de ella se extrae la grasa, que se transforma en aceite, con el que se produce el “ngundi”, un alimento con las características de un yogur mantecoso.

El aceite también es utilizado por mujeres mucubales como crema corporal, dando a la piel tersura y brillo.

Proceso de extracción de leche

Según Eduardo Mbapachumuca, criador de animales de la etnia mucubal, la extracción de leche de vaca es un proceso sencillo, pero que requiere mucha paciencia.

“En la madrugada sacamos los terneros uno a uno para chupar un poco (...) y luego comenzamos a extraer la leche”, explicó, agregando que luego se coloca el producto en un recipiente (calabaza) por más de cuatro horas, amargo.

Una vez agriada, la leche permanece en la calabaza durante casi una hora, formando una capa superior con las características de la mantequilla, el llamado “ngundi”.

A lo largo del proceso, la leche se divide en dos partes: una para agria y otra para consumo inmediato.

“Entre noviembre y abril, la leche se agria fácilmente debido a las altas temperaturas que se registran en esta región, especialmente en el municipio de Virei. Como hace mucho calor en este período, si estamos removiendo, en menos de una hora la leche está agria”, dijo el joven Eduardo Mbapachumuca a la ANGOP.

Explicó que, para la comercialización del "mahini", los productores utilizan botellas de plástico de diferentes tamaños, las cuales, expuestas al sol, aceleran el proceso de fermentación de la leche.

Comercialización de "mahini"

En Moçamedes, el mahini se vende a 700 kwanzas el litro, mientras que en Virei, el mayor productor de la provincia, el litro cuesta 500 kwanzas.

En la capital de Namibe, la leche se vende en los “sambos” (lugares de concentración de animales) y en el patio trasero de Catoto, un área también conocida como el patio trasero de los mucubals, donde, todos los días, personas de esta etnia del municipio. de Virei venden el producto.

También se puede encontrar junto al puente de Río Bero y las salinas, donde se concentra el ganado, mientras que en Virei y Bibala la leche se vende en las paradas de autobús y en los mercados municipales.

En épocas de sequía, el producto es escaso porque, por falta de pastos y agua, el ganado no puede producir suficiente leche ni reproducirse.

Dada la escasez del producto, algunos vendedores, deseosos de obtener una ganancia fácil, adulteran la leche agregando agua.

Consumidores principales

A partir de los años 90, la leche agria, que solo era consumida por los pueblos mucubal, nyaneka o herero, pasó a formar parte de la dieta de la población de Namibe.

La convivencia con la gente del campo es el motivo del consumo generalizado del producto, sin perjuicio, especialmente por parte de niños y jóvenes deportistas, por su valor nutricional.

“En mi casa consumimos leche agria con hongos, que es muy apreciada por la familia”, admitió la joven maestra Madalena Camoco, aconsejando a quienes miran con desdén el producto que lo prueben.

Otro joven, Evaristo Joaquim, descendiente de la etnia mucubal y licenciado en Informática, también aconseja consumir leche.

“Esta leche es mejor cuando está fresca, especialmente para los jóvenes deportistas después de un entrenamiento, ya que aporta energía. Es tan nutritivo, que cuando lo bebemos, no queremos comer nada durante unas horas”, aseguró la fuente, quien, en su adolescencia, produjo el “mahini”.

Opinión de un nutricionista

Ernesto Dambuca, médico general del Hospital Provincial Materno Infantil do Namibe, que atiende a pacientes con desnutrición, dijo que el niño, luego de los primeros seis meses de amamantamiento, puede cambiar su dieta, utilizando otro tipo de leche, sin descuidar la materna, que debe administrarse, si es posible, hasta la edad de dos años.

Según el especialista, en caso de cambio de leche materna, en los casos en que la madre no pueda amamantar, es necesario utilizar otras leches artificiales, siendo recomendable el "mahini".

Sin embargo, advirtió que puede presentar riesgos para la salud humana si no se hace bien el proceso de fermentación, es decir, debido al incumplimiento de las normas, desde el retiro de la leche de la vaca, su colocación en el recipiente y la conservación. .

Recordó que el "mahini" puede ser consumido por niños o adultos, ya que es "muy rico en proteínas, sobre todo cuando está fresco".

En 2020, el Hospital Provincial Materno Infantil do Namibe registró 9,947 casos de desnutrición, 45 de los cuales resultaron en muerte.

El médico instó a la necesidad de apostar por una campaña de educación alimentaria, con miras a transmitir reglas esenciales, para el seguimiento nutricional, con información sobre cuántas veces comer (al día), qué comer y cuándo comer.

“El niño debe alimentarse con productos con fibras, calcio, almidón y otros que ayuden a su crecimiento y, en ausencia de estos, puede sustituir a los naturales, producidos localmente y en grandes cantidades, como camote, yuca, maíz, verduras y frutas ”, recomendó una nutricionista.