Ministro Manuel Homem quiere alfabetización digital

 
  
  • Presidente da federação de boxe, Carlos Luís
Luanda - El ministro de Telecomunicaciones, Tecnologías de la Información y Comunicación Social, Manuel Homem, señaló este jueves la necesidad de implementar un programa de alfabetización digital para enfrentar el fuerte aumento de los delitos científicos.

Los datos disponibles indican que el país registra, en promedio mensual, un mínimo de mil ataques cibernéticos, con énfasis en clonación de tarjetas de crédito, transferencias ilícitas vía banca por internet, venta simulada de productos a través de internet, espionaje e incitación a la violencia.

Las transgresiones incluyen acceso ilegítimo a programas, sabotaje y falsedad de computadoras, fallas del sistema informático, amenazas cibernéticas, fraude informático y software espía.

El sector bancario representa el 6,9% de los ataques, mientras que los teléfonos móviles soportaron el 34,9%, debido al incumplimiento de las medidas de seguridad por parte de los usuarios.

Los datos muestran que Angola es el segundo país con más ataques cibernéticos del continente africano, de una lista liderada por Nigeria.

Según el ministro, quien intervino en la inauguración del webinar sobre delitos informáticos a la luz del nuevo Código Penal, también existe la necesidad de que la difamación, a través de las nuevas tecnologías, sea considerada ilegal para regular el uso de nuevas tecnologías.

“El gobierno apuesta por la creación continua de condiciones técnicas que permitan al país estar cada vez más preparado para enfrentar los desafíos digitales y brindar garantías y confianza a ciudadanos y empresas”, reforzó.

Manuel Homem agregó que las tecnologías de la información en Angola han crecido, teniendo en cuenta el compromiso del gobierno en los últimos años.

El ministro informó que el país tiene más de seis millones de usuarios de Internet.

“Por supuesto, hoy, con la inversión del Ejecutivo en nuevas tecnologías, se amplía la base para que la ciudadanía tenga cada vez más acceso y se creen nuevos hábitos que aporten comportamientos, muchas veces inapropiados.

A juicio del ministro, es necesario crear y regular un paradigma rector para la convivencia pacífica y constructiva en el uso de las nuevas tecnologías.

Los datos disponibles indican que el país registra, en promedio mensual, un mínimo de mil ataques cibernéticos, con énfasis en clonación de tarjetas de crédito, transferencias ilícitas vía banca por internet, venta simulada de productos a través de internet, espionaje e incitación a la violencia.

Las transgresiones incluyen acceso ilegítimo a programas, sabotaje y falsedad de computadoras, fallas del sistema informático, amenazas cibernéticas, fraude informático y software espía.

El sector bancario representa el 6,9% de los ataques, mientras que los teléfonos móviles soportaron el 34,9%, debido al incumplimiento de las medidas de seguridad por parte de los usuarios.

Los datos muestran que Angola es el segundo país con más ataques cibernéticos del continente africano, de una lista liderada por Nigeria.

Según el ministro, quien intervino en la inauguración del webinar sobre delitos informáticos a la luz del nuevo Código Penal, también existe la necesidad de que la difamación, a través de las nuevas tecnologías, sea considerada ilegal para regular el uso de nuevas tecnologías.

“El gobierno apuesta por la creación continua de condiciones técnicas que permitan al país estar cada vez más preparado para enfrentar los desafíos digitales y brindar garantías y confianza a ciudadanos y empresas”, reforzó.

Manuel Homem agregó que las tecnologías de la información en Angola han crecido, teniendo en cuenta el compromiso del gobierno en los últimos años.

El ministro informó que el país tiene más de seis millones de usuarios de Internet.

“Por supuesto, hoy, con la inversión del Ejecutivo en nuevas tecnologías, se amplía la base para que la ciudadanía tenga cada vez más acceso y se creen nuevos hábitos que aporten comportamientos, muchas veces inapropiados.

A juicio del ministro, es necesario crear y regular un paradigma rector para la convivencia pacífica y constructiva en el uso de las nuevas tecnologías.